Paquetes-estandard

La diversidad de formatos de paquetes en GNU/Linux es amplia. La mayoría son DEB y RPM pero desde hace pocos años han aparecido tres formatos más: Snaps de Canonical, Flatpak de Fedora y los AppImages, independiente.

La mayoría de usuarios de GNU/Linux sigue tirando de los paquetes estándard de su distribución favorita. Estos paquetes están alojados en almacenes de software, conocidos como repositorios y lo que tienes que hacer es conectar con ellos y tu gestor de descargas se encargará de instalarlo junto a sus dependencias. Es una manera segura de instalación de paquetes, pero las hay más seguras, como los AppImage que veremos luego.

Los Snaps son sistemas de archivos contenidos en un sandbox. Así que cuando estás instalando y usas un Snap, lo que estás haciendo es que estás montando una imagen de un sistema de archivos (un pequeño sistema de archivos, para cada Snap) por primera vez que usas la aplicación en tu sesión actual. Esto garantiza un buen entorno aislado en el que la aplicación Snap no puede acceder al host (a menos que se permita lo contrario). En este sistema de archivos aislado, todas las dependencias que la aplicación necesita están disponibles para él. Casi ninguna dependencia está siendo compartida con el host u otras aplicaciones.

Originalmente comenzó como una idea en 2007, lanzado por primera vez en septiembre de 2015 bajo el nombre “xdg-app” y rebautizado más tarde como Flatpak, utilizaron muchas de las tecnologías de contención y control de privilegios/recursos ya existentes en el ecosistema GNU/Linux. Los Flatpaks pueden ser contenedores o no, y depende de los desarrolladores elegir cómo funcionará su aplicación. Los Flatpaks no son imágenes montadas como los Snaps.

Los desarrolladores de paquetes Flatpak pueden elegir escapar de ese sandbox si así lo desean mediante una simple opción de configuración en su proceso de construcción. En otras palabras, depende de los desarrolladores del programa que estés utilizando para decidir si quieren permanecer en el sandbox o salir de él. Esto, por supuesto, tiene sus propias razones, beneficios y desventajas, pero es importante saber acerca de Flatpaks.

Por ultimo, los AppImages, a diferencia de Snaps y Flatpaks, no requieren la instalación de ningún software o tiempo de ejecución en absoluto. No hay que descargar e instalar ningún programa “AppImage” antes de poder utilizar los paquetes de AppImage; en su lugar, basta con descargar los paquetes de AppImage y empezar a utilizarlos inmediatamente haciéndolos ejecutables, como un archivo .exe en Windows. Literalmente sólo tienes que hacer clic en el paquete y funciona en todas las distribuciones de GNU/Linux.

Debido a esto, una AppImage es extremadamente potable, y ni siquiera emplea el uso de ningún tipo de repositorios. Esto tenía la desventaja de que cada usuario tendrá que tirar de las últimas versiones cada pocas semanas/meses manualmente por sí mismo, pero es una solución bastante buena para los desarrolladores que sólo quieren lanzar su aplicación en GNU/Linux, como en Windows y macOS.

 

Fuente: maslinux

¿Quién está en línea?

Hay 35730 invitados y ningún miembro en línea