Jueves, Febrero 09, 2023

Sobre ofimática, compatibilidad, Open Source, Microsoft Office…

Sobre ofimática, compatibilidad, Open Source, Microsoft Office…

Se marcaban hace unos días un artículo de opinión en Linuxaria acerca del “gran fallo del Open Source”, que no es otro que, yendo al fondo del asunto, la falta de ciertas herramientas profesionales sin las que el autor no podía ejercer su trabajo. Hace referencia especial a dos de ellas: reconocimiento de voz y ofimática.

Lo cierto es que el artículo no es demasiado interesante por lo manido del tema, pero me he quedado con un detalle que es el que me hace hablar de esto ahora. El tipo que firma el original parece ser publicista, y para él es necesaria una compatibilidad total con sus clientes en lo que a documentos se refiere. En un momento dado lanza el reto:

Invito a cualquiera a tratar de mejorar las alternativas ofimáticas Open Source para que un documento como este funcione“. De ese enlace podéis descargar desde DepositFiles un documento en formato OOXML (.docx), el “estándar abierto” de Microsoft. El resultado de abrir ese documento con LibreOffice 3.6 lo tenéis en la imagen de cabecera. En cambio, se debería ver así:

La diferencia es obvia, y alguien que se gana el pan con estos temas no se pone a hacer experimentos, claro. Tal vez, y solo tal vez, se le podría recordar que la importancia del formato debería residir más allá de la herramienta, pero en lugar de entrar en las discusiones de siempre (entro más abajo) he preferido descargarme el archivo y probarlo por mí mismo con el fin de ver, siendo como soy bastante bisoño en cuestiones ofimáticas, cómo se comportaban con el documento las suites que tenía a mi alcance.

Doy fe que la primera imagen de esta entrada es real como la vida misma. LibreOffice 3.6.5, sea culpa suya o no, simplemente destroza el documento. Entonces lo he probado en Calligra Words 2.6.1 y ha habido sorpresa, pero no tanta como para tirar cohetes.

Lo que no se ve en las anteriores imágenes es el resto del documento, y tanto LibreOffice como Calligra lo descomponen dejando un formateado bastante espartano, a pesar de que está última muestra mejor la imagen de presentación y el formateado (¡punto para Calligra!). Como no tenía más con que probar, iba a dejarlo, cuando me acordé de WPS Office, suite ofimática china de la que hablamos hace poco.

Si algo sabíamos de WPS Office, también conocida como Kingsoft Office, es que se especializa entre otras cosas en “hacerle la competencia” Microsoft Office, desde su interfaz Ribbon a su, en principio, gran soporte de los formatos privativos de los de Redmond. Y vaya si es así, aunque la siguiente imagen engañe un poco a la vista.

Como se puede ver, la imagen desaparece, pero el resto del documento sí conserva el formateado, algo que solo podréis apreciar descargando y probando el documento de marras. Yo no he llegado a hacerlo en Microsoft Office (si alguien lo prueba en MSO esperamos sus comentarios), pero no me caben dudas de la acusada diferencia entre lo que muestran LibreOffice y Calligra de WPS Office, y qué es lo que más se acerca a lo correcto.

Así están las cosas, y es materia muy importante para mucha gente. Lo complicado es que son demasiadas las cuestiones a valorar: ¿conviene que se popularicé WPS para al menos disponer en GNU/Linux de una herramienta compatible con los formatos de Microsoft, aun a costa de seguir favoreciendo al software privativo? No nos engañemos, que OOXML sea un formato abierto no significa nada, ya hemos visto las pruebas, aunque se le pueda achacar también algo de culpa a los desarrollos libres (y no entremos en el tema de cómo llego a ser un estándar OOXML, porque es una realidad que ya no se puede cambiar).

Microsoft Office está reconocida como la mejor suite ofimática del mercado, y no solo por temas de compatibilidad, sino de aplicación en sí. No vale en este caso lo de es mejor unirse al enemigo que luchar contra él, pues entonces muchos desarrollos libres fundamentales no tendrían razón de ser, incluso aunque no hablemos de ellos como una posición enfrentada, sino como una mera alternativa.

¿Qué le decimos entonces a un profesional cuyo trabajo depende de manera rotunda -es decir, no valen argumentos contra esto- de Microsoft Office? ¿Vente más adelante a ver qué traen los vientos del Open Source? ¿Vente ahora que tenemos una herramienta privativa que te hará el papel? ¿Inténtalo con Wine? ¿Búscate “clientes Open Source”? … (Podéis seguir lanzando preguntas al vacío)

 

Fuente: muylinux

Etiquetas similares

Compártelo. ¡Gracias!

 
Grupo Digital de Ayuda! Laboratorio Linux! - Linux para todos.

¿Quién está en línea?

Hay 236 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

14293711
Hoy Hoy 609
Ayer Ayer 3834
Esta semana Esta semana 11853
Este mes Este mes 28715
Total de Visitas Total de Visitas 14293711

Día con más
visitantes

01-16-2023 : 3919

Gracias por su visita