codefundation

Desde su fundación, la Fundación Linux ha sido un defensor neutral de Linux y el software de código abierto. Ahora, sin embargo, promueve activamente proyectos de código abierto como OpenTofu y Valkey.

La Fundación Linux comenzó su andadura en 2007, cuando el Laboratorio de Desarrollo de Código Abierto unió fuerzas con el Free Standards Group para apoyar a Linux. En 2010, sin embargo, evolucionó hasta convertirse en una fundación neutral y de confianza para que desarrolladores y organizaciones codificaran, gestionaran y ampliaran proyectos y ecosistemas de tecnología abierta. Más tarde, en 2023, adoptó una postura más firme respecto al código abierto al apoyar a OpenTofu y Valkey frente a sus falsas empresas matrices de código abierto.

Para refrescarle la memoria, el pasado agosto HashiCorp abandonó la Licencia Pública Mozilla v2.0 (MPLv2) de código abierto de su herramienta de infraestructura como código Terraform por la licencia semipropietaria Business Source License (BSL) 1.1. Los usuarios, desarrolladores y socios de Terraform no estaban contentos. Así que, como la gente del código abierto suele hacer en situaciones como ésta, bifurcaron el código en OpenTF.

Hasta aquí, lo de siempre. Hemos visto cómo esto sucedía una y otra vez. Por ejemplo, puede que hayas oído hablar de Jenkins, el programa de Integración Continua y Entrega Continua (CI/CD). Sin embargo, a menos que hayas prestado mucha atención, probablemente no sabías que su creador lo bifurcó de un programa anterior llamado Hudson después de que Oracle intentara hacerse con su control. Y, por supuesto, lo mismo ocurrió con LibreOffice, que se bifurcó de OpenOffice.

Pero entonces las cosas dieron un giro interesante. Normalmente, estas bifurcaciones se abren camino por sí solas o, como en el caso de la bifurcación OpenSearch de Elastic de Amazon Web Services (AWS), una gran potencia tecnológica respalda la bifurcación. Esta vez, sin embargo, la Fundación Linux intervino para tomar el control de OpenTF y rebautizarlo como OpenTofu.

Como dijo entonces Jim Zemlin, director ejecutivo de la Fundación Linux: "OpenTofu encarna nuestra dedicación colectiva a una auténtica colaboración abierta en la infraestructura como código. Es un testimonio de nuestro objetivo común de ofrecer herramientas fiables y accesibles al mundo de la tecnología. La dedicación de OpenTofu a los principios del código abierto subraya nuestra visión compartida de proporcionar herramientas accesibles y fiables que capaciten a la comunidad tecnológica".

HashiCorp se enfadó. Su consejero delegado, Dave McJannet, replicó: "Las fundaciones de código abierto son sólo una forma de que las grandes empresas se protejan de la innovación".

Y añadió: "¿Qué dice del futuro del código abierto que las fundaciones se limiten a cogerlo y darle un hogar? Eso es trágico para la innovación del código abierto. Si eso ocurriera, no habría más empresas de código abierto en Silicon Valley".

Es curioso que diga eso.

Cuando Redis abandonó recientemente la licencia de 3 cláusulas de la Berkeley Software Distribution (BSD) para el almacén de datos en memoria Redis por la Redis Source Available License (RSALv2) y la Server Side Public License (SSPLv1), ¿adivina qué ocurrió? Sí, la Fundación Linux se levantó una vez más y anunció que apoyaría una bifurcación del código: Valkey.

No veo a nadie en Silicon Valley, ni en ningún otro lugar, abandonando el código abierto. Dado que el 77% de todo el código actual es de código abierto y esencialmente todas las bases de código incluyen al menos algo de código abierto, simplemente no se puede hacer. Es como decir que los desarrolladores dejarán de utilizar Internet.

¿Por qué hace esto la Fundación Linux? Chris Aniszczyk, vicepresidente de relaciones con los desarrolladores de la Fundación Linux, lo explicó en un correo electrónico: "Al fin y al cabo, servimos a la comunidad de código abierto que se une para resolver problemas. Puede que nos hayamos vuelto un poco más rápidos y que trabajemos con problemas de relicencias y bifurcaciones de un solo proveedor, pero éstos tienden a ser todavía minoritarios la última vez que los conté."

El problema que la Fundación Linux intenta resolver aquí es el auge de las falsas licencias de código abierto, como BSL y SSPL. Demasiadas empresas han empezado a construir sobre proyectos de código abierto, logrando cierto éxito, y luego han dado la espalda al código abierto en un intento de sacar más dinero a sus clientes y socios.

Ahora, algunos dirán que estas empresas sólo están tratando de obtener su parte justa del pastel de los enormes proveedores de nube a hiperescala. ¿Justa? No veo a los desarrolladores de código abierto enriqueciéndose con estos cambios de licencia. Veo a los capitalistas de riesgo y a las empresas de capital privado enriqueciéndose con los esfuerzos de los programadores de código abierto.

Sí, AWS y similares valen miles de millones, y gran parte de su valor proviene del uso de software de código abierto. Pero no finjamos que estas antiguas empresas de código abierto están sufriendo. Mientras escribo esto, HashiCorp vale más de 5.000 millones de dólares, y la última valoración de Redis fue de 2.000 millones. Ninguna de estas empresas, ni muchas otras, podrían haber hecho fortuna sin utilizar el código abierto.

El código abierto siempre se basó en la idea fundamental de que a todos nos conviene compartir nuestros esfuerzos. La Fundación Linux simplemente defiende el método sobre el que estas empresas construyeron sus fortunas en primer lugar.

 

Fuente: somoslibres

¿Quién está en línea?

Hay 16667 invitados y ningún miembro en línea