AMD-Radeon

Aunque el trazado de rayos es una característica que tiene dividida a la comunidad de jugadores de videojuegos, su soporte a través de Linux se ha convertido en un tema importante para no perder comba frente a Windows. Con una NVIDIA que tiene las papeletas resueltas con sus tecnologías privativas, las miradas se centran en RADV, el driver de Vulkan para Radeon usado por defecto en Linux, que por suerte apunta a tener el soporte para el trazado de rayos habilitado por defecto para Mesa 23.2.

Que el soporte para trazado de rayos esté habilitado por defecto en RADV a partir de Mesa 23.2 es una buena noticia, pero aquí es importante mantener la prudencia principalmente por dos puntos: primero, porque el rendimiento ofrecido es bastante inferior al del driver oficial de NVIDIA, y segundo, AMD va como mínimo con una generación de retraso cuando se trata de soportar el trazado de rayos, y el de hecho de que FidelityFX Super Resolution (FSR) sea claramente inferior al DLSS de NVIDIA no ayuda.

El trazado de rayos empezó a ponerse de moda a partir del lanzamiento de la generación Tuning (RTX 2000) de gráficas de NVIDIA, sin embargo, es tan costoso a nivel de recursos que termina produciendo una importante merma en el desempeño de los videojuegos. Aquí es donde entra la tecnología de reescalado apoyada en inteligencia artificial, DLSS, que se encarga de aumentar de manera notable la cantidad de fotogramas por segundo mientras intenta mantener una buena calidad de imagen.

Como ya he mencionado, el trazado de rayos tiene dividida a la comunidad de jugadores debido a la mencionada pérdida de rendimiento. Por otro lado, las tecnologías de reescalado, que son DLSS por parte de NVIDIA, FSR por parte de AMD y XeSS por parte de Intel, también han sido objeto de debate, más por cómo están siendo enfocadas que por su existencia en sí.

Retomando RADV, que es a fin de cuentas el verdadero protagonista de esta entrada, dará un pequeño pero importante salto adelante en Mesa 23.2, si es que no deciden rectificar la decisión más adelante por alguna razón. Sin embargo, el retraso que arrastra AMD en el soporte del trazado de rayos no invita al optimismo en el corto plazo y no parece que FSR 3 vaya a obrar ningún milagro para dar alcance a una NVIDIA que se mantiene muy sólida.

Pese a que el panorama actual no invita al optimismo, no hay que olvidar la enorme evolución de Mesa desde el anuncio de AMDGPU en 2016. La pila encarga de proporcionar los drivers del espacio de usuario (OpenGL, Vulkan y OpenCL) ha pasado de ser un componente orientado a ofrecer un soporte básico a ser capaz de ejecutar videojuegos triple A de última generación y compilados para Windows con unos resultados excelentes. Veremos si AMD, e Intel con su olvidado driver de Vulkan para Linux, consiguen remontar en un futuro.

 

Fuente: muylinux

¿Quién está en línea?

Hay 18761 invitados y ningún miembro en línea