linux6-1

Linus Torvalds ha anunciado la publicación de Linux 6.3, la última versión del kernel. A pesar de que el ritmo de lanzamientos ha aumentado debido a los cambios introducidos en el modelo de desarrollo, eso no ha impedido que las nuevas versiones traigan una gran cantidad de novedades y cambios. En esta ocasión vemos una aparente mejora en el soporte para los procesadores Zen de AMD, cosa que no debería sorprender si tenemos en cuenta que, en lo que respecta al soporte para Linux, el gigante rojo ha tenido que remar mucho para dar alcance a Intel (y eso suponiendo que le haya dado alcance).

Como AMD parece haberse llevado la parte más importante del pastel, empezamos por ahí. En este frente nos encontramos con la incorporación de IBRS automático en los procesadores de arquitectura Zen 4, tanto EPYC como los modelos de Ryzen orientados al escritorio. IBRS es una mitigación más eficiente frente a Spectre V2, un tipo de vulnerabilidad que, junto a su versión anterior, azota a muchos procesadores desde al menos principios de 2018. Estas vulnerabilidades están a nivel del hardware y son imposibles de solucionar mediante software y firmware, así que solo queda ir apilando mitigaciones en todos los frentes posibles: kernels, firmware, drivers, aplicaciones y casi cualquier software que esté presente en la computadora.

Continuando los procesadores modernos de AMD, también está la incorporación de P-State EPP (Energy Performance Preference), con el que pretende mejorar tanto el rendimiento como la eficiencia a través de la habitación del driver P-State. Esta característica puede venir muy bien principalmente en portátiles, sector en el que la eficiencia juega un rol importante, además de ser uno de los principales desafíos a los que se enfrenta el escritorio Linux. Para Xilinx, empresa que fue adquirida por AMD no hace mucho, está la fusión del driver XDMA para el subsistema de acceso directo a la memoria de Xilinx.

En lo que respecta al driver para las gráficas Radeon, AMDGPU, Linux 6.3 ha traído mejoras en la habilitación del soporte para RDNA 3 (RX 7000 y muchos modelos de de APU Ryzen 7000), algunas mejoras a nivel de eficiencia sobre placas base que no tienen soporte de S0ix a nivel de BIOS, además de que ahora se expone más información de PCIe al espacio del usuario, cosa que puede ser utilizada por los drivers de Mesa para optimizar la ubicación del búfer.

Aunque AMD está apretando el acelerador, Intel sigue siendo uno de los pesos pesados en lo que a contribuir al kernel se refiere. Aquí nos encontramos con preparaciones para Battlemage/DG3, la futura generación de gráficas dedicadas de la compañía, además de para Meteor Lake, generación de procesadores para la cual se ha habilitado el soporte VPU (Versatile Processing Unit) mediante un nuevo driver. Otra cosa introducida a nivel de procesadores es el driver TPMI, que puede ser usado para aliviar con diferentes características relacionadas con la gestión de la energía.

Continuando con más cosas relacionadas con Intel, el driver gráfico i915 cuenta ahora con el soporte de Compresión de Flujo de Visualización (DSC) del Transporte Multitransmisión de DisplayPort (DP MST) habilitado, mientras que por otro se ha avanzado en el soporte Ponte Vecchio, una serie de gráficas orientadas a centros de datos.

Saliéndonos del espectro x86, en este lanzamiento hay nuevos controladores para la gestión de la energía en ARM y RISC-V y se ha introducido soporte para el SoC Snapdragon Gen 2 de Qualcomm junto a otros modelos de procesadores ARM.

Linux 6.3 es un lanzamiento bastante potente en lo que a componentes de hardware se refiere, ya que se ha incluido soporte nativo inicial para la interfaz de controlador de la Steam Deck, soporte para la versión Xbox de los controladores tipo volante Logitech G923, un mejor soporte para el controlador 8BitDo Pro 2 por cable y HID-BPF, un desarrollo iniciado por ingenieros de Red Hat con el propósito de que sea más fácil lidiar con dispositivos que no funcionan correctamente con HID, en lugar de hacer un nuevo driver para arreglar fallos específicos. Para redes se puede destacar la Wi-Fi RTL8188EU de Realtek y el nuevo driver ath12k de Qualcomm para soportar chips Wi-Fi 7.

Se ha eliminado el soporte para el DualShock 4 del driver hid-sony, por lo que el controlador de PlayStation 4 pasará estar soportado solo por hid-playstation, diver oficial de Sony (hid-sony es semioficial, por si alguien pregunta). Además, la versión versión del kernel que nos ocupa cuenta con un sensor de monitoreo para muchas placas base de ASUS con chipsets B650, B660 y X670, los cuales están dirigidos a soportar la plataforma AMD Ryzen.

Para los sistemas de ficheros nos encontramos una mejora del rendimiento de la entrada-salida directa en EXT4, mejoras menores para F2FS y otras mejoras a nivel de rendimiento de características para Btrfs, entre las que se encuentra las heurísticas de clase de asignación de grupos de bloques para empaquetar archivos por tamaño y contribuir así a evitar la fragmentación en grupos de bloques.

Cambiar la versión del kernel no suele ser algo crítico para la mayoría de los usuarios, sobre todo si el hardware tiene algunos años. Aparte del tortuoso proceso de compilación, los usuarios pueden recurrir a una distribución rolling release y bleeding edge como Arch Linux, tener algo más de paciencia y esperar a que llegue a la versiones 37 y 38 de Fedora o recurrir a los repositorios de terceros que hay para Ubuntu.

Todos los detalles de en torno Linux 6.3 están disponibles en la correspondiente página de Kernel Newbies, donde están presentados de forma más masticada y amigable para aquellos no tengan profundos conocimientos.

 

Fuente: muylinux

 

¿Quién está en línea?

Hay 2938 invitados y ningún miembro en línea