Elementary OS, el análisis

Comos sabéis, hace un par de días se presentó en escena Elementary OS en su primera versión pública, con nombre en clave ‘Jupiter’, y que además todos podemos descargar vía BitTorrent. El Elementary Project ha sido desde sus inicios muy popular entre los usuarios, tanto los que estaban a favor como los que estaban en contra, y ahora es el momento de hacer balance de lo logrado por este equipo de desarrollo.

Aunque Elementary nació como un conjunto de iconos, para luego surgir como tema GTK+ y Metacity. Después aparecería el famoso tema para Nautilus -y debo reconocer que Nautilus Elementary me parece un rediseño brillante de Nautilus- sus creadores poco a poco se dieron cuenta de que ese nuevo concepto de diseño no tenía porqué ser tan solo un tema visual para ciertas aplicaciones o para GNOME: su visión podía extenderse al propio funcionamiento operativo de una distribución Linux.

Y a partir de ahí nació el verdadero proyecto Elementary, que tenía como objetivo lanzar al mercado una distribución Linux con un acabado muy pulido y que además presentase varios componentes propios. Su nombre, algo presuntuoso en mi opinión, es Elementary OS -no es un sistema operativo independiente, sino una distribución Linux más basada en Ubuntu-, y su apuesta, la interfaz visual en toda su extensión.

La primera versión de Elementary comienza a demostrar la visión de sus desarrolladores. Elementary OS es una distribución que promete tanto como el metapaquete elementary-desktop para distribuciones basadas en Ubuntu y Debian con GNOME: los iconos, el dock, y algunas aplicaciones como Nautilus (o más bien, Nautilus Elementary) demuestran el talento de los artistas responsables de las mejoras visuales, pero está claro que aún hay mucho camino por recorrer.

¿Quién está en línea?

Hay 18669 invitados y ningún miembro en línea