linuxtorvaldsf

El mago de la tecnología, que acaba de cumplir 54 años, se interesó muy pronto por la informática y sentó las bases del mundialmente aclamado sistema operativo Linux.

En el siempre cambiante panorama de la tecnología, pocos nombres destacan tanto como Linus Benedict Torvalds. Nacido el 28 de diciembre de 1969 en Helsinki (Finlandia), Linus ha dejado una huella indeleble en el mundo como creador del revolucionario sistema operativo Linux.

El viaje de Linus por el mundo de la informática comenzó a finales de los años 70, cuando su abuela materna le presentó el Commodore Vic 20, uno de los primeros ordenadores personales. Poco impresionado por los limitados programas disponibles, el joven Linus, a los 10 años, empezó a crear los suyos propios.

Este temprano interés sentó las bases de lo que más tarde se convertiría en el mundialmente aclamado sistema operativo Linux. Veamos cómo ha revolucionado el mundo de la informática este mago de la tecnología de 54 años recién cumplidos.

Un proyecto personal que transformó el mundo de la tecnología

En abril de 1991, Linus tenía sólo 21 años y era estudiante de informática en la Universidad de Helsinki. Empezó un proyecto personal para crear un nuevo núcleo de sistema operativo. Poco podía imaginar que este modesto proyecto acabaría convirtiéndose en el sistema operativo Linux y en una luminaria de la tecnología.

Equipado con un procesador Intel 386 de 33 MHz y sediento de un sistema operativo superior, Linus buscó UNIX para su nuevo ordenador, pero se encontró con unos costes desorbitados. Recurrió a MINIX, un clon de UNIX, pero no lo encontró. Impulsado por la necesidad, Linus se aventuró a crear su propio programa de emulación de terminal, sentando las bases de Linux.

Al principio, Linus tenía la intención de llamar a su sistema "Freax". Sin embargo, en septiembre de 1991, cuando los archivos se subieron al servidor FTP FUNET para ayudar al desarrollo, su amigo Ari Lemmke, administrador del servidor, creyó que 'Freax' no era un nombre adecuado. Sin consultar a Linus, Ari decidió cambiarlo por 'Linux' en el servidor.

La evolución de Linux: De los humildes comienzos a la repercusión mundial

Desde la rudimentaria versión 0.01 en septiembre de 1991 hasta la primera versión oficial 0.02 en octubre del mismo año, Linux ganó impulso rápidamente. La decisión de Linus de publicarlo bajo la licencia GPL (GNU General Public License) resultó fundamental, ya que fomentó una comunidad de colaboración y promovió los principios del software libre.

Desde su lanzamiento inicial, el crecimiento de Linux ha sido constante, pasando de una pequeña colección de archivos C a más de 370 megabytes de código fuente bajo la Licencia Pública General de GNU en 2009. La creación de Linus refleja los principios establecidos en Unix, utilizando un núcleo monolítico para el control de procesos, la conexión en red y el acceso al sistema de archivos.

Más allá de sus proezas técnicas, la vida personal de Linus también ha experimentado importantes avances. Su dedicación a Linux le llevó a trabajar para Transmeta y, más tarde, a centrarse exclusivamente en el desarrollo del núcleo en los Laboratorios de Desarrollo de Código Abierto.

Su trayectoria refleja no sólo la innovación tecnológica, sino también su compromiso con la comunidad de código abierto.

Dando forma al paisaje digital

Linux, empaquetado en varias distribuciones para uso en ordenadores de sobremesa y servidores, es un excelente ejemplo de colaboración en software libre y de código abierto. La creación de Linus Torvalds se ha convertido en una fuerza mundial que impulsa sistemas gracias a su diseño modular y su flexibilidad.

Mientras navegamos por la era digital, Linus Benedict Torvalds sigue siendo un faro de innovación, demostrando que la pasión por la programación y el compromiso con la apertura pueden remodelar el mundo de la tecnología. El sistema operativo Linux, nacido de la curiosidad y la necesidad, sigue inspirando a generaciones de entusiastas de la tecnología de todo el mundo.

En el ámbito de los servidores, Linux se ha impuesto como la columna vertebral de Internet. Los principales sitios web y servicios en la nube, desde Google a Amazon, confían en la robustez y escalabilidad de las distribuciones Linux. Las salas de servidores que bullen de actividad en los centros de datos de todo el mundo deben gran parte de su eficiencia y estabilidad a este motor de código abierto.

Pero Linux no se limita a los servidores, también está presente en nuestros ordenadores personales. Ubuntu, Fedora y Debian son sólo algunos ejemplos de distribuciones de Linux fáciles de usar que han ganado terreno en el espacio de escritorio. Millones de usuarios en todo el mundo optan por Linux para escapar de las restricciones de las licencias, personalizar y disfrutar del desarrollo impulsado por la comunidad.

Más allá de los dispositivos informáticos tradicionales, Linux también ha dejado su impronta en los sistemas integrados. Desde televisores inteligentes a routers, la ligereza y adaptabilidad de Linux lo convierten en la opción preferida de los fabricantes que buscan integrar inteligencia en sus dispositivos. El sistema operativo Android, utilizado por la mayoría de los teléfonos inteligentes del mundo, se basa en un núcleo Linux, lo que consolida la presencia de Linux en nuestros compañeros cotidianos de bolsillo.

El reconocimiento de Linux como revolución tecnológica se debe a su espíritu democrático. La naturaleza colaborativa del desarrollo de código abierto permite una mejora y adaptación continuas. Permite que desarrolladores de todo el mundo contribuyan, creando una fuerza colectiva que hace evolucionar el sistema operativo de forma orgánica. Este enfoque comunitario no sólo fomenta la innovación, sino que también garantiza que el software siga siendo gratuito y accesible a cualquier persona con curiosidad por la tecnología.

Linux no es sólo un sistema operativo; es un testimonio del poder transformador de la colaboración impulsada por la comunidad. Sus amplias aplicaciones, desde servidores a teléfonos inteligentes, reflejan la adopción global de un paradigma alternativo y abierto. Mientras navegamos por los entresijos de la era digital, Linux se erige en símbolo de cómo la pasión, el compromiso y una fe inquebrantable en la apertura pueden remodelar y revolucionar el mundo de la tecnología.

 

Fuente: somoslibres

 

¿Quién está en línea?

Hay 3048 invitados y ningún miembro en línea