drm-1

La Free Software Foundation dedica este Día Internacional Sin DRM a defender a las bibliotecas públicas de las restricciones artificiales que los editores de contenidos imponen a las bibliotecas públicas para el préstamo de contenido en formato digital.

No sé si fue a propósito, pero dudo que pudieran haber encontrado un día más emblemático, hoy la más masiva de las religiones cristianas festeja una de sus fechas más sagradas, un acontecimiento que se narra en la Biblia. La Biblia fue el primer libro impreso con el que se democratizó el acceso al conocimiento.

Un día internacional sin DRM en defensa de las bibliotecas

En la página del proyecto nos cuentan

El día anual de este año en protesta por la Gestión de Restricciones Digitales (DRM) será el 8 de diciembre de 2023. En el DISD, una comunidad global de activistas defenderá el derecho de una biblioteca a apoyar a sus usuarios, y el derecho de esas bibliotecas a no ser abusadas por la Gestión de Restricciones Digitales y los acuerdos de licencia viciados.

¿De qué hay que defender a las bibliotecas públicas?

De algo que por el momento parece estar restringido a los Estados Unidos, pero todos sabemos que no tardará en extenderse.

Los promotores de la campaña nos quieren concientizar de lo que están sufriendo las bibliotecas (Y por extensión sus usuarios) debido a las prácticas de una corporación llamada Overdrive y algunos otros de sus competidores.

Overdrive, de la mano de una aplicación llamada «Libby» tiene, según la web de la campaña, un control casi monopólico sobre los préstamos digitales en el país del norte. Tanto OverDrive como su competidor Follet Destiny son acusados de imponer un control casi monopólico sobre los préstamos digitales estableciendo una escasez artificial a un bien que por naturaleza no lo es. El contenido digital. Por supuesto que sus servicios no son gratis, Y, no lo pagan precisamente las editoriales. Las bibliotecas deben pagar una cuota mensual o anual para para poder prestar un contenido digital.

¿Qué pasa si no pagan los derechos de licencia?

La Biblioteca Pública de Nueva York tuvo ese problema y su acceso fue rescindido.

Para que se entienda el concepto, tanto Libby como  Follet Destinity son una especie de Netflix de libros y otros contenidos digitales. Salvo que en lugar de pagarlo nosotros lo paga la biblioteca pública que es la que nos da las credenciales de acceso. La otra diferencia es que el acceso que tendremos a un determinado contenido es limitdo.

Citando de nuevo a la web del proyecto:

Hubo un tiempo en el que podías donar un libro a la biblioteca para que otras personas de tu comunidad tuvieran acceso a él. Hubo un tiempo en que las bibliotecas eran dueñas de las obras que ofrecían al público, en lugar de verse atrapadas por una tecnología poco ética y tarifas de licencia depredadoras. Si queremos asegurarnos de que nuestro legado cultural perdure, tenemos que centrar nuestra atención en corporaciones como OverDrive, que se ganan la vida con la sanguijuela de las bibliotecas, que ya carecen de fondos suficientes. En el IDAD de este año, haremos todo lo posible para remediar esto.

Cómo colaborar

  • No utilizar ninguno de esos servicios o similares, haciéndole saber a la biblioteca pública a la que estás asociado que los apoyarás en cualquier decisión en ese sentido.
  • Publicar con el hashtag #DayAgainstDRM un breve video explicando la importancia de las bibliotecas públicas para cada uno y el por qué no deben utilizarse estas aplicaciones.
  • Negarse a utilizar contenidos con DRM (Todas las plataformas de streaming). Amazon indica cuáles libros tienen estas restricciones y cuáles no.

¿Qué es el DRM?

DRM son las siglas en inglés para Gestión de Derechos Digitales. Si intentaste acceder ae Netflix, Spotify o similares en los navegadores Firefox o Brave habrás notado que te informa que necesitas un complemento adicional para poder ver el contenido. Eso es porque el contenido multimedia está cifrado para impedir la copia y se necesita de un componente (No libre) para poder descifrarlo. Bueno, ese complemento es parte de las tecnologías DRM, un conjunto de software destinado a que personas sin autorización no puedan acceder ni distribuir contenidos.

 

Fuente: ubunlog

 

¿Quién está en línea?

Hay 2979 invitados y ningún miembro en línea