linuxymicrosoft

La relación entre Microsoft y Linux ha sido una de las más fascinantes y cambiantes en la historia de la tecnología de la información. Lo que una vez fue una rivalidad feroz se ha transformado en una colaboración estratégica que ha tenido un profundo impacto en la industria tecnológica.

Para entender la evolución de esta relación, es importante remontarse a sus orígenes y examinar cómo ha evolucionado a lo largo de los años.

Los Primeros Días de Linux y Windows

La historia de Linux, el sistema operativo de código abierto, comenzó en 1991 cuando Linus Torvalds anunció su desarrollo. En ese momento, Microsoft ya era una potencia dominante en el mundo de los sistemas operativos con su popular sistema Windows.

A medida que Linux creció en popularidad en la década de 1990, surgió una rivalidad natural entre los defensores del software de código abierto y Microsoft, que representaba el software propietario. Los entusiastas de Linux veían a Microsoft como el gigante que quería monopolizar la industria de los sistemas operativos.

Conflictos y Desacuerdos

La rivalidad entre Microsoft y Linux se manifestó en varios momentos clave de la historia de la tecnología. Uno de los episodios más notables fue el famoso "Halloween Document" (Documento de Halloween) de 1998, en el que un ingeniero de Microsoft filtró un memo interno que discutía las estrategias para combatir el crecimiento de Linux.

Además, en 2003, Steve Ballmer, entonces CEO de Microsoft, describió a Linux como un "cáncer" debido a su modelo de código abierto. Estos episodios aumentaron la tensión entre las dos partes y consolidaron la percepción de que estaban en lados opuestos de la industria.

Un Cambio de Liderazgo y Estrategia

El punto de inflexión en la relación entre Microsoft y Linux llegó con la llegada de Satya Nadella como CEO de Microsoft en 2014. Bajo su liderazgo, Microsoft adoptó una estrategia más abierta y colaborativa en lugar de mantener una postura hostil hacia el software de código abierto.

Una de las decisiones más significativas fue el anuncio de que Microsoft se uniría a la Fundación Linux como miembro platino en 2016. Esta acción simbólica marcó un cambio importante en la actitud de Microsoft hacia Linux y el software de código abierto en general.

La Era de la Colaboración

En los años que siguieron, Microsoft realizó una serie de movimientos sorprendentes que demostraron su compromiso con Linux. Estos incluyeron el soporte para Ubuntu en Windows 10, el lanzamiento de versiones de SQL Server para Linux y la integración del subsistema de Windows para Linux (WSL) en Windows. WSL permitió a los desarrolladores ejecutar herramientas de línea de comandos de Linux directamente en un entorno Windows.

Además, Microsoft Azure, su plataforma de servicios en la nube, abrazó firmemente el código abierto y ofreció soporte para una amplia variedad de distribuciones de Linux, convirtiendo a Linux en una parte integral de su ecosistema en la nube.

La relación ahora de colaboración y aporte

La relación histórica de Microsoft con Linux es un ejemplo sorprendente de cómo las empresas tecnológicas pueden evolucionar y adaptarse en un mundo en constante cambio. De una rivalidad que fue fuente de tensiones a una colaboración estratégica que ha impulsado la innovación y la adopción del código abierto, esta relación ha recorrido un largo camino.

Hoy en día, Microsoft y Linux trabajan juntos en diversos proyectos de código abierto, y la colaboración entre estas dos potencias tecnológicas ha demostrado que incluso las rivalidades más intensas pueden dar paso a la cooperación en beneficio de la industria y los usuarios finales. Este cambio en la relación entre Microsoft y Linux es un testimonio de la naturaleza dinámica y en constante evolución de la tecnología y la industria de la información.

 

Fuente: somoslibres

 

¿Quién está en línea?

Hay 3098 invitados y ningún miembro en línea