¿Absurda ironía con la personalización de escritorios?

Quiero dejar claro que esto es un artículo que toma como base un pensamiento que muchos tienen respecto a la personalización de los entornos de desarrollo y que, probablemente muchos sientan la imperiosa necesidad de expresar su opinión contraria solo porque así lo piensan, sin argumentos reales … por ende, probablemente, este artículo puede fastidiarlos.

Dicho lo anterior, quiero enfocarme en la idea que algunos sostienen cuando hablamos de personalizar nuestro entorno de escritorio.

Es bien sabido que en el mundillo de GNU/Linux y de los entornos de escritorio es muy popular la actividad de personalizarlos para dejarlos como uno quiere, a su gusto, esto implica despliegues de escritorios totalmente originales y espectaculares con conceptos que a uno se les va completa la quijada, pasando por imitaciones baratas de otros sistemas, hasta imitaciones tan fieles que a veces hasta llegan a superar a sus homólogos originales. Simplemente puedes ver de todo cuando revisas las secciones de capturas de sitios como El foro DesdeLin.

Ahora bien, así como te encuentras toda clase de ejemplares a nivel de personalización, te consigues ejemplares medio cerraditos de mente que creen que emular la apariencia de otro sistema es desear ese sistema, como diciendo “si tienes un theme like a Mac, es porque eres un reprimido que desea una Mac pero no puede tenerla”, o sino “es que moco$oft es una %$@|| y por eso no imitaré su estilo”, y variopintas situaciones que se puede uno topar.

La cosa aquí es: ¿Qué diablos tiene que ver una cosa con la otra? En serio, donde quiera que he leído esta clase de comentarios, quienes los defienden hablan con una seguridad, con un tono de “infalibilidad” extrema, como imponiendo su punto y tildando de absurdos, estúpidos, fanboys y mucho más a quienes “imitan” a otros sistemas, yo les hago una pregunta abierta muchachos, y pueden responder en comentarios si así lo desean:

¿El hecho de imitar la apariencia de algo o alguien, ya sea por moda o porque te gusta, está intrínsecamente relacionado al hecho de anhelar poseer o ser ese algo o alguien?

Mi respuesta a esto es sí y no. Es bien sabido que en casos como los adolescentes, que tratan de imitar a su figura favorita, sí existe ese anhelo de ser … ¿Y por qué no? En varios casos puede ser una realidad que quienes imitan la apariencia de un entorno es porque quieran sentir que usan ese entorno, pero ¿No existen otras razones por las cuales hacer esto?

De hecho sí, hay otras razones:

El ejemplo de quienes imitan el factor-forma del entorno de Mac. Para muchos la comodidad y el look de un globalmenu es algo simplemente genial, sin mencionar que eso ahorra espacio vertical (algo muy apreciado hoy día) y que el dock (para muchos, no me identifico mucho personalmente) es una manera rápida y eficaz de acceder a las aplicaciones más utilizadas.

O el simple hecho de que, la verdad, la apariencia e integración gráfica de Aqua es simplemente genial (a mi me encantan sus pestañas, lo admito) …

¡Pero NO! ¡Es que estas personas NECESITAN sentir que usan una Mac, por eso es que usan e imitan su apariencia y factor forma! ¿Razones prácticas para hacerlo? Oh por dios no, simplemente son unos reprimidos sin dinero que no pueden tener una Mac; por favor muchachos, es en serio, he visto gente en todas partes que de verdad, en serio, dice eso, y no trolleando.

O el ejemplo de la barra de Windows con iconos, que es de hecho un concepto súper viejo, altamente implementado y conocido en todas partes. O el hecho de que para algunos usuarios muy pero que muy nuevos el aspecto de Windows se les hace muy familiar y les facilita la trancisión.

Hablemos sin tapujos señores, tildar de absurda(o) la idea o el acto de emular la apariencia gráfica de otro entorno, sin dudas es irónicamente absurdo ¿No lo creen?

 

Fuente: desdelinux

¿Quién está en línea?

Hay 32466 invitados y ningún miembro en línea