iahumana restored

Investigadores daneses aprovechan la inteligencia artificial y los datos de millones de personas para anticipar las etapas de la vida de un individuo hasta el final, con la esperanza de concienciar sobre el poder de la tecnología y sus peligros.

Lejos de cualquier fascinación morbosa, los creadores de life2vec quieren explorar patrones y relaciones que los llamados programas de aprendizaje profundo pueden descubrir para predecir una amplia gama de "acontecimientos vitales" sanitarios o sociales.

"Es un marco muy general para hacer predicciones sobre la vida humana. Puede predecir cualquier cosa cuando se dispone de datos de entrenamiento", explica a AFP Sune Lehmann, profesora de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) y una de las autoras de un estudio publicado recientemente en la revista Nature Computational Science.

Para Lehmann, las posibilidades son infinitas.

"Podría predecir resultados sanitarios. Podría predecir la fertilidad o la obesidad, o tal vez predecir quién padecerá cáncer o quién no. Pero también podría predecir si se va a ganar mucho dinero", afirma.

El algoritmo utiliza un proceso similar al de ChatGPT, pero en su lugar analiza variables que influyen en la vida como el nacimiento, la educación, las prestaciones sociales o incluso los horarios de trabajo.

El equipo intenta adaptar las innovaciones que permitieron a los algoritmos de procesamiento del lenguaje "examinar la evolución y previsibilidad de la vida humana a partir de secuencias detalladas de acontecimientos".

"Desde una perspectiva, las vidas son simples secuencias de acontecimientos: Las personas nacen, visitan al pediatra, empiezan la escuela, se trasladan a otro lugar, se casan, etc.", explica Lehmann.

Sin embargo, la divulgación del programa no ha tardado en dar lugar a la aparición de una nueva "calculadora de la muerte", y algunos sitios fraudulentos han engañado a la gente ofreciéndoles utilizar el programa de inteligencia artificial para predecir la esperanza de vida, a menudo a cambio de enviar datos personales.

Los investigadores insisten en que, por ahora, el programa es privado y no está disponible en Internet ni para la comunidad investigadora en general.

Datos de seis millones

La base del modelo life2vec son los datos anónimos de unos seis millones de daneses, recogidos por la agencia oficial de Estadísticas de Dinamarca.

Analizando secuencias de acontecimientos es posible predecir los resultados de la vida hasta el último suspiro.

Cuando se trata de predecir la muerte, el algoritmo acierta en el 78% de los casos; cuando se trata de predecir si una persona se trasladará a otra ciudad o país, acierta en el 73% de los casos.

"Nos fijamos en la mortalidad temprana. Tomamos una cohorte muy joven de entre 35 y 65 años. Luego intentamos predecir, basándonos en un periodo de ocho años entre 2008 y 2016, si una persona muere en los cuatro años siguientes", explica Lehmann.

"El modelo puede hacerlo realmente bien, mejor que cualquier otro algoritmo que hayamos encontrado", afirma.

Según los investigadores, centrarse en este tramo de edad -en el que las muertes suelen ser escasas- les permite comprobar la fiabilidad del algoritmo.

Sin embargo, la herramienta aún no está lista para su uso fuera de un entorno de investigación.

"Por ahora, es un proyecto de investigación en el que estamos explorando lo que es posible y lo que no", afirma Lehmann.

Él y sus colegas también quieren explorar los resultados a largo plazo, así como el impacto de las conexiones sociales en la vida y la salud.

Contrapunto público

Para los investigadores, el proyecto representa un contrapeso científico a las fuertes inversiones en algoritmos de IA por parte de las grandes empresas tecnológicas.

"Ellas también pueden construir modelos como éste, pero no los hacen públicos. No hablan de ellos", afirma Lehmann.

"Sólo los están construyendo para, con suerte por ahora, venderte más publicidad, o venderte más publicidad y venderte más productos".

Dijo que era "importante tener un contrapunto abierto y público para empezar a entender lo que puede llegar a ocurrir con datos como estos".

Pernille Tranberg, experta danesa en ética de datos, declaró a la AFP que esto era especialmente cierto porque empresas como las aseguradoras ya utilizaban algoritmos similares.

"Probablemente te meten en grupos y dicen: 'Vale, tienes una enfermedad crónica, el riesgo es este y este'", explicó Tranberg.

"Se puede utilizar contra nosotros para discriminarnos, de modo que tengas que pagar una prima de seguro más alta, o no puedas obtener un préstamo del banco, o no puedas recibir asistencia sanitaria pública porque vas a morir de todos modos", dijo.

Cuando se trata de predecir nuestra propia desaparición, algunos desarrolladores ya han intentado hacer comerciales tales algoritmos.

"En Internet ya hay relojes de predicción que muestran la edad que vamos a alcanzar", explica Tranberg. "Algunos de ellos no son nada fiables".

 

Fuente: somoslibres

 

¿Quién está en línea?

Hay 3271 invitados y ningún miembro en línea