mapitasf

Google es el proveedor de mapas a batir, y la Fundación Linux quiere intentarlo.

Reconozcámoslo: Google Maps es un gran servicio de mapas que puede ser todo lo que necesites dependiendo de dónde vivas o qué lugares visites. Si lo que buscas es un servicio de mapas igual de completo en Android, básicamente no tienes suerte, incluso con la abundancia de servicios más especializados que existen. De hecho, muchos desarrolladores dependen de los datos de Google Maps para sus proyectos. La Fundación Linux y otras empresas reconocen que este dominio de Google es un problema y se han unido para crear una alternativa colaborativa con el código abierto como núcleo.

La Fundación Linux ha anunciado que la iniciativa se lanza con el nombre de Overture Maps (vía TechCrunch). Junto con sus socios Amazon Web Services (AWS), Meta, Microsoft y TomTom, la fundación quiere "habilitar productos cartográficos actuales y de próxima generación mediante la creación de datos cartográficos abiertos fiables, fáciles de usar e interoperables como un activo compartido que pueda fortalecer los servicios cartográficos en todo el mundo."

El proyecto está dirigido a desarrolladores y empresas que quieran crear sus propios sistemas cartográficos a partir de los datos proporcionados por la Fundación. Al principio, el servicio sólo ofrecerá capas básicas, como edificios y carreteras. Se supone que evolucionará para ofrecer una mayor resolución y precisión, y la Fundación Linux promete que en algún momento también proporcionará datos de rutas, edificios en 3D e información sobre "lugares".

Overture se basa en distintas fuentes de datos existentes y se supone que se utilizará como complemento de OpenStreetMap, la alternativa a Google Maps creada por la comunidad.

La información espacial también estará disponible en algún momento, lo que explica cómo la empresa matriz de Facebook, Meta, encaja en esta iniciativa. La empresa podría basarse en estos datos para impulsar algunas de sus aplicaciones de realidad virtual y realidad aumentada.

En esta colaboración faltan Apple y Google, que ofrecen sus propios servicios de cartografía.

El enfoque es drásticamente diferente al de Google, que es una entidad única que tiene poder sobre su producto cartográfico y sobre cómo pueden utilizarlo los desarrolladores de terceros. Es posible que el planteamiento abierto y colaborativo resulte más viable en el futuro, ya que los reguladores vigilan cada vez más a los guardianes y monopolios.

 

Fuente: somoslibres

¿Quién está en línea?

Hay 1330 invitados y ningún miembro en línea