audacity

El culebrón sobre la adquisición de Audacity sigue y sigue aunque parece que las aguas vuelven a su cauce poco a poco, aparece un nuevo escollo en el camino.

Esto viene después de un nuevo susto, cuando los nuevos propietarios de Audacity anunciaron un Acuerdo de Licencia de Colaboración por parte de los nuevos jefes del proyecto.

Los colaboradores de Audacity deberán firmar el acuerdo para poder aportar código al proyecto. “El propósito del Acuerdo de Licencia de Colaboración*”, dice la explicación, “es proporcionar flexibilidad futura en la modificación (es decir, sublicencia, doble licencia) para todo el proyecto Audacity, no sólo para las partes del código que hemos escrito nosotros”. No obstante te explicaré al final de esta entrada lo que se esconde tras este ALC*.

La herramienta de audio tiene actualmente una licencia GPLv2 y hay planes para actualizar la licencia a GPLv3. Sin embargo, en defensa de la ALC, Audacity citó plataformas como la App Store de Apple que tienen “políticas o procesos técnicos que dificultan o imposibilitan la existencia de Audacity en ellas mientras esté licenciado únicamente bajo la GPL (v2 o v3)”. Sabemos que tanto Apple como la filosofía del software libre y más específicamente la licencia GPLv3 no tienen absolutamente nada que ver. ¿Pueden convivir juntos? Creo que pueden convivir bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, es posible introducir código en la App Store sin tener que recurrir a un acuerdo de licencia de colaboración. Productos como Nextcloud, parecen haber encontrado formas de satisfacer las necesidades de Apple. Y es que lo más importante para Apple es el negocio, ¿o no?

El susto anterior vino cuando recién adquirido Audacity por los dueños y señores de MuseScore, lo primero que intentaron fue añadir telemetría en el código. La comunidad del software libre se revolucionó con esta idea. Y es que la telemetría tiene dos maneras de entenderse: La que tiene como única finalidad mejorar un proyecto, ofreciendo al usuario confianza de que su privacidad no será comprometida y la otra finalidad de violar tu privacidad hasta por las orejas. Esto es muy común en el software privativo, pero tampoco sería la primera vez que ocurriera en el software libre (o al menos intentarlo, como pasó con deepin hace unos años). Aquí parece que hay unas ganas inmensas de sacar tajada económica.

La empresa dice que probablemente aparezcan en el futuro servicios de pago en la nube. Sin embargo, se esforzó en señalar que no se prevé una versión de pago del producto en sí, ni funciones bloqueadas que requieran el uso de un medio de pago.

Si bien el concepto de cláusula de responsabilidad civil no es ajeno a la comunidad de código libre, es nuevo para Audacity. Si no se concede a MUSECY SM LTD (el nuevo propietario de Audacity) “la posibilidad de utilizar las contribuciones de cualquier manera”, esas contribuciones serán retiradas de la plataforma. ¿No lo entiendes? Pues quieren decir que más nos vale que saquemos un fork de Audacity porque esta gente va a seguir dando por culo.

Basta con decir que esto no ha sentado bien a todos los colaboradores. El sentimiento generalizado es que “Lo que estáis haciendo es básicamente la antítesis de lo que representa el código libre, y lo que ha permitido que Audacity sea el éxito de código libre que es“.

Aquí el problema que subyace es el redundante y sempiterno: Acercarse a lo comercial es corromperse.

 

Fuente: maslinux

¿Quién está en línea?

Hay 2661 invitados y ningún miembro en línea