Un KDE minimalista en tres pasos

Tengo que confesar que me sigue confundiendo la confusión que dicen experimentar algunos nuevos usuarios en KDE: que si muchas opciones, que si muchos botones, que si interfaz recargada… Es una verdad a medias, porque si bien la configuración por defecto de KDE en la mayoría de distribuciones puede no ser la idónea para el recién llegado -y esto habría que discutirlo-, lo cierto es que precisamente las opciones del escritorio posibilitan cosas imposibles fuera de KDE.

Por eso mismo os traigo, más que trucos, consejos; tres pasos que podéis aplicar para, de una sola vez, reducir la sobrecarga visual de las aplicaciones KDE. Tan sencillo como entrar en “Preferencias del sistema > Apariencia de las aplicaciones > Estilo > Ajuste fino“. Ahí verás tres opciones, pero solo nos interesan los dos últimas.

Un KDE minimalista en tres pasos Un KDE minimalista en tres pasos Un KDE minimalista en tres pasos

En “Barra de herramientas” puedes cambiar la visualización de las mismas a nivel global, para que se muestren solo los iconos, solo texto o iconos con el texto abajo o a un lado. Esto se puede cambiar directamente en cada aplicación, pero así afecta a todas.

En “Barra de menú” lo que se configura es el clásico menú de aplicación (archivo, editar, ver, etc). Puedes fijarlo en “Botón de la barra de título“, y un nuevo botón aparecerá en el borde de la ventana con esas opciones. O puedes configurarlo tipo “menú global” y que las opciones aparezcan en el borde superior de la pantalla, pero esto, advierto, puede ser un poco molesto.

Simplemente con los dos cambios mencionados pasarás de un aspecto por defecto como este:

A este otro:

¿Te sobran botones en la barra de herramientas y echas en falta otros que utilizas? Esto último tiene fácil remedio: abre el menú contextual de la barra de herramientas y “Configurar…”. De hecho, es tan fácil que no necesitas que te cuente nada más:

Un KDE minimalista en tres pasos Un KDE minimalista en tres pasos

¿Tal vez demasiados botones en la ventana? Entra en: “Preferencias del sistema > Apariencia del espacio de trabajo” y configura a placer (¡con botones adicionales!):

Un KDE minimalista en tres pasos Un KDE minimalista en tres pasos Un KDE minimalista en tres pasos

Así lo tengo yo:

¿Qué os parece? ¿Le hace falta un poco de minimalismo al KDE por defecto? Creo que solo el KDE de ROSA se ha atrevido a tanto.

 

Fuente: muylinux

¿Quién está en línea?

Hay 21381 invitados y ningún miembro en línea