Ubuntu en la Steam Deck

Esta semana, después de pensármelo mucho, ha caído en mis manos una Steam Deck. Aunque también podría decir «un», porque en realidad es un PC. Nos permite hacer lo mismo que cualquier ordenador portátil o de torre, aunque por defecto viene con SteamOS e inicia con el cliente de Steam para que nos pongamos a jugar directamente. Como ordenador que es, podemos instalar en él el sistema operativo que da nombre a esta blog, pero ¿merece la pena?

Como explicaremos más adelante, no, no merece la pena instalar Ubuntu en la Steam Deck. Aunque también depende del tipo de instalación que vayamos a hacer. ¿Por qué íbamos a hacerlo? Se tiene que ser muy fan de Ubuntu para decir lo contrario. Este tipo de aparatos tienen parte de su gracia en que nos permiten jugar a casi todos los títulos de Steam y otras plataformas de videojuegos, y SteamOS ya viene con todo lo necesario para este menester.

Cómo instalar Ubuntu en la Steam Deck

Pero como hay gente para todo, vamos a explicar cómo instalar Ubuntu en la Steam Deck, un poco por encima porque en realidad sólo hay que conocer unos detalles. Para conseguirlo tenemos que crear un medio de instalación que introduciremos o bien en el puerto USB-C de la parte superior o una tarjeta SD en el puerto de la parte inferior. Si queremos usar el puerto USB-C, necesitaremos un pendrive compatible o un adaptador.

El resto no tiene pérdida. Una vez creado, lo introducimos, apagamos la Deck y pulsamos los botones de volumen abajo y encendido hasta que veamos el menú de selección de inicio. Lógicamente, hay que elegir el medio de instalación de Ubuntu.

Por lo demás, la instalación es la misma que la que haríamos en cualquier otro ordenador, y la tenemos explicada en esta guía. Lo único que había que saber era los tipos de unidades que son compatibles y cómo elegir desde dónde iniciar.

Por qué no deberías hacerlo

Básicamente, porque no tiene sentido, o eso creo y opino yo. Si te has comprado una Steam Deck creo que en parte es para poder jugar, y Ubuntu no se llevará tan bien con los controles de la Steam Deck como lo hace SteamOS. Se podría conseguir realizando muchos retoques, pero es mucho trabajo para ganar tan poco. Una vez más, eso opino yo.

La mejor alternativa si es lo que necesitas

Sí puedo entender que se quiera usar también Ubuntu o cualquier otra distro tradicional. Siempre es posible hacer inicio dual, pero tampoco es lo que yo recomendaría. Al intentar instalar Ubuntu en la Steam Deck, su instalador debería detectar que hay otro sistema operativo y debería permitirnos instalar el nuevo junto al existente, pero yo prefiero no hacerlo y así lo comunico.

Para mí, lo mejor es usar un SSD externo conectado al USB-C o en un puerto de un dock compatible. Y la mejor manera de instalarlo en un SSD externo la tenemos explicada en nuestro blog hermano LXA: básicamente es iniciar el sistema en modo Live, abrir GParted, desactivar unas banderas en el disco duro para que no lo detecte y así poder elegir el SSD, realizar la instalación y al terminar volver a activar esas banderas para que SteamOS siga como siempre.

Otra opción es usar la herramienta Rufus, disponible sólo para Windows, y crear un medio de instalación activando la opción de almacenamiento persistente. Lo malo de este método es que las actualizaciones podrían romper el sistema operativo.

Qué ganamos con Ubuntu en la Steam Deck

Yo no lo instalaría como sistema principal y en el disco duro, pero sí merece la pena si queremos un sistema operativo Linux tradicional sin limitaciones. SteamOS es sólo de lectura, y aunque permite usar Distrobox no ofrece tantas posibilidades. Por poner algún ejemplo, SteamOS no nos permitiría instalar lo necesario para poder usar phpMyAdmin y LAMP en general. Si necesitamos control total sobre el sistema operativo, lo mejor es una distribución tradicional, y ¿qué mejor que el Ubuntu que tanto nos gusta?

 

Fuente: ubunlog

 

¿Quién está en línea?

Hay 21416 invitados y ningún miembro en línea