gbsdf

Ya está aquí la primera nueva versión de GhostBSD en más de un año. Si quiere probar FreeBSD, el rival y competidor más creíble de Linux en el mercado de los SOs FOSS, no hay forma más fácil.

GhostBSD, ahora en la versión 23.10.1 basada en FreeBSD 13.2, existe desde 2010. Aunque el proyecto ha sufrido algunos cambios en ese tiempo, vuelve a ser lo que era al principio: una distribución de FreeBSD que proporciona el tipo de entorno gráfico amigable y la facilidad de instalación que los usuarios modernos de Linux esperan.

Arranca directamente en un escritorio gráfico y tiene un programa de instalación gráfica fácil, que ha sido básico en Linux durante una década y media, pero sigue siendo territorio inexplorado en BSD-land.

¿Qué es GhostBDS?

GhostBSD es un sistema operativo basado en FreeBSD. FreeBSD es una variante de Unix, y GhostBSD se construye sobre esta base para proporcionar un sistema operativo de escritorio completo y fácil de usar.

GhostBSD tiene como objetivo ofrecer una experiencia de usuario amigable y familiar, especialmente para aquellos que pueden estar interesados en utilizar un sistema operativo basado en Unix pero prefieren una interfaz de usuario más parecida a la de los sistemas operativos tradicionales de escritorio.

Algunas de las características de GhostBSD pueden incluir un entorno de escritorio, como Xfce o MATE, para proporcionar un entorno gráfico amigable. Además, GhostBSD utiliza el sistema de gestión de paquetes de FreeBSD (pkg) para la instalación y gestión de software.

GhostBSD, mejor opción de escritorio

De 2018 a 2021, GhostBSD pasó a ser una distribución descendente de TrueOS y cambió su esquema de numeración de versiones. A la versión 11.1 le sucedió la versión 18.10 basada en TrueOS. True OS era una distribución gráfica de FreeBSD fácil de usar. Originalmente llamado PC-BSD, en 2006 fue adquirido por los creadores de TrueNAS iXsystems, renombrado a TrueOS en 2016, y cerrado en 2020. Posteriormente, el equipo de GhostBSD volvió al propio FreeBSD con la versión 21.04.27. Así que se trata de una distro relativamente madura, con unas 27 versiones a lo largo de 13 años.

TrueOS -como su rimbombante nombre sugiere- fue un ambicioso proyecto que realizó algunas adiciones sustanciales al sistema operativo FreeBSD básico, desarrollando su propio entorno de escritorio llamado Lumina y su propio sistema de empaquetado de software, PBI. Para ser justos, cuando se inició el proyecto FreeBSD no incluía un gestor de paquetes. El actual se hizo oficial a partir de FreeBSD 10.

El alcance de GhostBSD es algo más modesto que el de su predecesor. Sólo ofrece dos de los escritorios tradicionales más extendidos del mundo Linux, MATE y Xfce. Estas dos ediciones se pueden descargar por separado, y ambas son mucho más completas que el escritorio Lumina, que apenas es más que un gestor de ventanas y archivos. GhostBSD añade algunas de las herramientas estándar con las que están familiarizados los usuarios de Linux: Firefox, VLC y el cliente de BitTorrent Transmission, además de las habituales colecciones de accesorios de los escritorios.

Excelentes herramientas administrativas

También proporciona algunas herramientas de administración del sistema simples pero útiles: una herramienta de actualización del sistema, una aplicación de preferencias llamada Centro de Control, un gestor gráfico de paquetes llamado Software Station, y algunas de las otras sutilezas básicas que Linux da por sentado, pero siguen siendo una novedad en el mundo BSD orientado principalmente a texto. El shell por defecto es fish, aunque también está disponible Bash. Como se trata de FreeBSD, el sistema de ficheros por defecto es ZFS.

El escritorio de Reg FOSS ha estado experimentando con GhostBSD desde la última versión, y podemos informar de que es sustancialmente más fácil de instalar y configurar que el propio FreeBSD. Hemos estado intentando refrescar nuestros escasos conocimientos de BSD desde que analizamos FreeBSD 13.1 el año pasado, y ahora tenemos una instalación nativa bare-metal en un viejo Thinkpad T420, donde funciona realmente bien. Conseguir un arranque dual limpio junto con Windows y Linux en nuestras máquinas de prueba ha sido, hasta ahora, una derrota para nosotros, pero GhostBSD lo ha hecho posible, aunque con la versión del pasado junio no fuera precisamente fácil.

GhostBSD 23.10 está basado en la última versión completa de FreeBSD, la 13.2, aunque se ha acercado peligrosamente a FreeBSD 14, que aún se encuentra en estado de Release Candidate - actualmente se espera para la semana que viene.

No hay muchas otras distribuciones FreeBSD. Estaba FuryBSD, pero ese proyecto se cerró en 2020, aunque una distro basada en él, conocida como Hello System, sigue funcionando. También está Midnight BSD - le echamos un breve vistazo hace seis meses, y encontramos poco que recomendar. Por último está Nomad BSD, pero es una bestia ligeramente diferente, diseñada para ejecutarse directamente desde una llave USB de arranque en lugar de instalarse permanentemente en un PC.

Como tal, GhostBSD es la versión de escritorio de FreeBSD más sencilla y pulida que existe - pero tenga en cuenta que realmente no hay mucha competencia. Hello System promete mucho, pero aún no ha llegado a la versión 1.0 y en la última versión faltan características que ya estaban presentes en la versión 0.5, como el dock de escritorio.

FreeBSD es bastante diferente de Linux, e incluso los usuarios experimentados de Linux se encontrarán perdidos a veces. Faltan muchas herramientas conocidas, como Tilde, el editor de texto shell favorito de este buitre, pero GhostBSD ofrece otros sustitutos conocidos, como joe y nano. Sin embargo, a medida que vastos subsistemas modernos como systemd, snap, Wayland y Flatpak se apoderan cada vez más de Linux, FreeBSD ofrece un refugio donde encontrar cordura Unix tradicional. Y por ahora, GhostBSD es con diferencia la forma más sencilla de ponerlo en un PC junto a otros sistemas operativos.

 

Fuente: somoslibres

 

¿Quién está en línea?

Hay 35120 invitados y ningún miembro en línea