colorpenguins

A raíz de la última noticia sobre la cuota de mercado de sistemas operativos que situaba a Linux en el 3% por primera vez, todo ello con varios peros y otros tantos matices, tal y como se explicaba en esa entrada, publicaron en The Register un artículo de opinión cuyo título no miente: Linux tiene casi la mitad de cuota de escritorio de Linux. ¿Que cómo se come esto? Con una pizca de GNU y otra pizca de Google.

En esencia, el autor del artículo rompe una lanza por ChromeOS, el Linux de escritorio más popular, y es que cabe recordar que además del tres por ciento, otra de las noticias que nos dejaban estas últimas estadísticas era la del «sorpaso» del sistema de Google para con el Linux de escritorio más tradicional, la típica distribución Linux enfocada en PC, cuyo paradigma no suele incluir a ChromeOS, porque ni siquiera se le considera una distribución de Linux.

Así, «Linux» marcaba un 3,08% y ChromeOS un 4,15%, por lo que, en efecto, «Linux» tiene casi la mitad de cuota de escritorio de Linux. El fondo del asunto, sin embargo, es otro: por qué a uno se le considera Linux y al otro no. Un sesgo que viene de siempre cuando a lo mejor no debería hacerlo, habida cuenta de que ChromeOS comparte mucho con cualquier distribución Linux al uso. Mucho más que un kernel, sí.

Acerca de estos pormenores técnicos ofrece el autor algunos datos, aunque su conclusión no gira en torno a tecnicismos, sino que lo hace sobre aspectos ideológicos. «En todo lo que importa, es convencional, es comercialmente exitoso, es un sistema operativo de escritorio de usuario final pulido y es un Linux», escribe.

«Así que, naturalmente, las Fuerzas del FOSS lo odian. Por supuesto que lo hacen. ¿Y cómo expresan ese desprecio?? Al decir que no es un Linux verdadero«, matiza, añadiendo que «Unix es como una religión: de alguna manera, fomenta cismas y sectas astilladas, todas los cuales niegan la legitimidad de las demás. Es casi una característica definitoria».

ChromeOS

¿Es así? Lo cierto es que ChromeOS comparte muchos de los componentes base de cualquier distribución Linux, al punto de ser compatible en un alto grado con el software disponible para GNU/Linux; que es un sistema de código abierto, al menos en su mayor parte y, más en concreto, en lo que a ChromeOS Flex, la edición de libre distribución respecta.

Pero ¿su dependencia de los servicios de Google determina al sistema? Sin duda, gran parte de la opinión que separa a ChromeOS del resto de Linux, lo considera así. Lo cual no quita que siga siendo un sistema operativo de escritorio basado en Linux. Uno del cual hace mucho que advertíamos de su capacidad de abrirse paso en el mercado como ningún otro. Por el músculo de Google, pero no solo por eso.

Por lo tanto… ¿es hora de aceptar a ChromeOS como un Linux más? De ser así, la cuota del pingüino se auparía hasta el 7 y pico por ciento; pero no, no vale la cábala esa de que el sistema operativo desconocido es también Linux, como hace alusión el autor del artículo de The Register. Para más datos, nuestro artículo, y es que hay coincidencias tan descaradas que no pueden ser pasadas como tales.

Por otro lado, podríamos traer a colación a Android, en cuyo caso «Linux» sería el sistema número uno en el mercado de consumo, por encima de Windows y de cualquier otro, al menos según las métricas de StatCounter. Estaríamos dando un salto más que de plataforma, de fe, pues como también señalan en el artículo de marras, Android de Linux solo tiene el núcleo y poco más… y eso mientras Google no pueda hacer otra cosa.

 

Fuente: muylinux

¿Quién está en línea?

Hay 4136 invitados y ningún miembro en línea