suse

Adaptable Linux Platform (ALP) es la iniciativa con la que se pretende impulsar el desarrollo abierto de la próxima generación de SUSE Linux Enterprise y openSUSE, lo que obviamente ha despertado el interés en torno a los movimientos y cambios que se llevarán a cabo dentro del “espectro del camaleón”.

Uno de los cambios planteados para Adaptable Linux Platform es subir los requisitos para los procesadores x86_64. Siendo más concretos, los futuros sistemas del espectro SUSE podrían ajustarse a ‘x86-64-v3’, el tercer nivel de microarquitectura sobre la línea base de x86_64. AMD, Intel, Red Hat y SUSE colaboraron en 2020 para definir a destiempo tres niveles de microarquitectura sobre la línea base de x86_64, los cuales son ‘x86-64-v2’, ‘x86-64-v3’ y ‘x86-64-v4’.

El apoyarse en ‘x86-64-v3’ tendrá como consecuencia el requerimiento de las extensiones AVX, AVX2, BMI1, BMI2, F16C, FMA, LZCNT, MOVBE y OSXSAVE del procesador. Desde un punto de vista práctico, el suelo quedaría establecido en Haswell dentro de Intel y Excavator dentro de AMD, tecnologías que, viendo la evolución de los procesadores x86_64 sobre todo a partir de los Intel Core 2 Quad, podrían ser consideradas como no especialmente antiguas.

Tabla-de-niveles-de-microarquitecturas-de-x86_64
Tabla de niveles de microarquitecturas de x86_64. Fuente: Wikipedia

Lubos Kocman, gestor de versiones de SUSE, ha planteado mediante un tique abierto el salto a ‘x86-64-v3’, pero su propuesta parece no haber sido del todo bien recibida debido a problemas de compatibilidad, así que es muy probable que al final se termine adoptando ‘x86-64-v2’.

RHEL 9 requiere actualmente ‘x86-64-v2’, y las razones de por qué Red Hat se plantó ahí fueron, según la propia compañía, las siguientes:

  • Los modelos de máquinas virtuales que enmascaran artificialmente las características de la CPU ‘x86-64-v2’ a pesar de la compatibilidad con el host es comparativamente fácil de ajustar.
  • El siguiente nivel, ‘x86-64-v3’, no está disponible porque pretendemos construir una distribución unificada para la arquitectura x86-64.
  • Las nuevas CPU de clase de servidor lanzadas en 2020 no implementan el conjunto de instrucciones AVX.
  • Las instrucciones AVX tampoco están disponibles en ciertas implementaciones de software (aunque la herramienta valgrind las soporte). La falta de soporte de emulación podría limitar a los desarrolladores que apuntan a Red Hat Enterprise Linux 9.

Las razones de por qué RHEL 9 se ha quedado con ‘x86-64-v2’ son las esgrimidas contra la adopción de ‘x86-64-v3’ dentro de Adaptable Linux Platform, de ahí que se especule que al final se vayan a quedar en el segundo nivel. Eso sí, lo más probable es que el debate se mantenga abierto, más viendo que, siendo optimistas, los cambios planteados se implementarían en SLE SP5 o lo que se haya convertido el espectro SUSE para entonces, así que para esas fechas posiblemente el requerir ‘x86-64-v3’ sea algo viable.

 

Fuente: muylinux

¿Quién está en línea?

Hay 5045 invitados y ningún miembro en línea