Domingo, Octubre 25, 2020

Tener una distro libre es difícil, pero no imposible

libre-1

Tener un sistema operativo completamente libre es difícil. No voy a decir imposible, pero no es algo como instalarte esta o aquella distro y trabajar con normalidad. Tendrías que tener mucha suerte de que todo tu hardware tuviera compatibilidad con los controladores libres. Eso por un lado, también hay que tener en cuenta que la susodicha distro libre viniera con los controladores que necesitas porque, por ejemplo, Trisquel está muy bien dotada de firmware y drivers libres pero otras no cubren a buena parte de hardware. Por ejemplo, Parabola es menos compatible que Trisquel con el hardware (posiblemente porque Ubuntu tenga más soporte entre los fabricantes de dispositivos) o bien porque no hayan incluido tantos controladores.

Al margen de estas posibles incompatibilidades, en absoluto no todas las distros son como Trisquel o PureOS, las demás son más complicadas de instalar. Eso no las hace atractivas para aquellos usuarios que intenten introducirse en el mundo de las distros 100% libres. Puede ser desesperanzador y frustrante instalar una distribución de este tipo y fijarte que no tienes conexión a internet por cable o wifi. Y no es culpa de la distribución, está claro sino por las malditas patentes de software y hardware, que están ahí para ganar dinero, para poner trabas al desarrollo y que éste no llegue a todo el mundo de manera libre.

Es por ello que jamás podemos engañar a los usuarios con que con las distros 100% libres estarán en los mundos de Yupi. Para disfrutar las bondades y el beneficio de no depender del código/driver cerrado, has de disponer de un hardware compatible con los controladores libres. Eso para empezar, después necesitas una distro amigable como Trisquel o PureOS y así si podrás disfrutar de seguridad, privacidad y de una experiencia plena de uso del software libre.

No quiero que nadie se confunda con esta entrada del blog. A mi me encantaría que la gente con la mente clara se pasara a este tipo de distros pero no será así. Desafortunadamente muchos tienen dispositivos que precisan de firmware/controlador privativo para que ciertas características de su máquina funcionen. Después hay usuarios que tienen tarjetas gráficas de NVIDIA que quieren calidad en sus juegos y no les sirve los Nouveau. En fin, cada persona, cada usuario es un mundo y no todos tienen las mismas preferencias o uso que los demás. Pero también es verdad que esa misma razón de multitud de gustos nos une a otros muchos que no precisamos de firmware o controlador privativos o los juegos nos importa un pimiento porque nos priman otras cosas más importantes, por lo que la grandeza del código libre demuestra que hay alternativas para cada requerimiento.

Mi PC que me compré en octubre del año pasado todos sus componentes son compatibles con los drivers libres. Puedo permitirme el lujo de poder instalar sistemas operativos 100% libres sin problemas de incompatibilidad. Pero vosotros, a los que os llega la llamada del uso del software libre también podéis ajustar vuestro sistema lo máximo posible a una independencia del software privativo. Incluso con suerte compilando un kernel-libre es posible usar tu sistema sin los blobs sin código fuente del kernel de Linux.

No es fácil tener/crear una distro 100% libre porque ésta debe de cumplir una serie de requisitos, que más bien parecen cánones, para ser reconocidas como tal por la FSF. No es sólo que tenga un kernel-libre y firmware libre, son más cosas. Una distro de estas no debe de tener repositorios que contengan software privativo (esa es la razón por la cual no aceptan a Debian) y necesita checar cada paquete para que no exista ninguna traza de código que atenten a la libertad del usuario. Ojo con esto porque aparecerán los de Kunta Kinte. Los de Kunta Kinte llamo yo a los que cuando les hablas de la libertad del software libre te saltan con la libertad intrínseca del ser humano, confundiendo una cosa con otra. La libertad del usuario cuando se habla del software libre, no es que instale lo que le de la gana, eso está claro, como si quiere cortarse las venas, significa que el código privativo no controle al usuario sino que el usuario controle al software. Si en el código se ve algo que comprometa esa libertad del usuario, se rechaza y no hay cosa más correcta.

Cuesta a veces algún sacrificio pero la satisfacción de no tener software cerrado es tremenda. Es como darle un corte de manga a Microsoft y Apple.

 

Fuente: maslinux

¿Quién está en línea?

Hay 254 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

11018368
Hoy Hoy 1058
Ayer Ayer 2717
Esta semana Esta semana 19894
Este mes Este mes 73647
Total de Visitas Total de Visitas 11018368

Día con más
visitantes

10-20-2020 : 3356

Gracias por su visita