winchina

China ha dado pasos importantes hacia la reducción de su dependencia de tecnologías occidentales, impulsada por las actuales tensiones geopolíticas con el 'bloque occidental': la guerra de los chips en torno a procesadores y a las tarjetas gráficas es testigo de ello. También en Occidente han surgido esfuerzos para desligar a sus usuarios de la tecnología china (ahí tenemos la polémica en torno a TikTok).

La estrategia de China para reducir su dependencia de tecnologías extranjeras se ha intensificado en los últimos años. En 2022, el gobierno chino aprobó la Directiva 79, que ordena a las empresas estatales reemplazar el software propietario extranjero con versiones desarrolladas localmente para 2027.

Este plan forma parte de una estrategia mucho más amplia destinada a aumentar la autosuficiencia tecnológica del país y reducir los riesgos de seguridad que Pekín asocia con la dependencia de software extranjero.

Pero, a pesar de los ambiciosos esfuerzos de China por reducir su dependencia de las tecnologías occidentales, hay un producto tecnológico de producción estadounidense cuyo liderazgo apenas se ha visto mermado en los últimos años, y que probablemente no lo sea aún por un tiempo. Hablamos del nicho de los sistemas operativos, donde Microsoft aún predomina en China tanto como a nivel global.

De hecho, cuando hace unos meses el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China prohibió la venta de nuevos chips AMD e Intel dentro de sus fronteras, se conformó con 'desalentar' el uso de Windows. Aparentemente, la propia Administración pública china buscaba contar con 'margen de maniobra' al respecto.

La transición completa a software y hardware 'made in China' requerirá no sólo el desarrollo de tecnologías competitivas, sino también la superación de la inercia institucional

Hace dos semanas, la división china de Microsoft anunciaba un nuevo acuerdo con Tencent (los desarrolladores de la gran 'aplicación de aplicaciones' china WeChat) para hacer accesibles las aplicaciones Android de la compañía china en el escritorio de Windows. Pero recurrir a un acuerdo con Microsoft para ello, aunque facilite las cosas, no era una necesidad.

De hecho, teniendo en cuenta la apuesta del régimen de Pekín por 'deswindowsizar' su flota de ordenadores, el lanzamiento de dichas apps para Windows podría verse como un esfuerzo innecesario. Pero lo cierto es que, el mercado chino de PCs de escritorio, Windows era y sigue siendo un recurso indispensable.

Pese a la dificultad para acceder a cifras fiables sobre la penetración de Windows en dicho mercado, algunos analistas lanzan estimaciones de hasta el 80%:

china windows

OpenKylin, la alternativa que por ahora no lo es

China avasalla en el sector de los dispositivos móviles, pero Windows sigue atrincherado en la fortaleza del escritorio, pese a los esfuerzos del régimen, que hace sólo un año lanzaba un 'sistema operativo' (en realidad, un Linux muy personalizado) de código abierto llamado OpenKylin (evolución de Kylin OS) con el propósito expreso de reducir la dependencia de Windows.

A pesar de sus aspiraciones, OpenKylin ha sido criticado por ser un mal remix de Ubuntu: cero innovación, y mal acabado. El igualmente chino Deepin Linux hubiera sido una mejor opción, probablemente.

Además, hace 11 meses, la base de usuarios de OpenKylin no llegaba a los 900.000. Ahora, sigue sin alcanzar el millón y medio. Eso, en un país de más de 1.400 millones de habitantes, viene a ser una gota en el océano.

El objetivo de China es depender de tecnología propia, no de tecnología 'open source'. Lo segundo sólo es un puente hacia la primero

En resumen

En resumen, hay varios factores que explican por qué China sigue siendo tan dependiente de Windows:

  • Robustez del ecosistema Windows, que hace que sea una opción difícil de reemplazar de a corto plazo: Muchas aplicaciones críticas y procesos empresariales están diseñados específicamente para funcionar con Windows, lo que crea una barrera significativa para la transición a otros sistemas operativos.
  • El desarrollo de sistemas operativos locales aún no ha alcanzado la madurez y popularidad necesarias para competir con Windows, a pesar de los esfuerzos del gobierno chino. OpenKylin, por ejemplo, se basa en gran medida en Ubuntu, una distribución de Linux, y aunque ha sido promocionado como una solución "independiente", en realidad es más un remix de tecnologías preexistentes (dependiente de proyectos de código abierto occidentales) que una innovación completamente nueva.

 

Fuente: genbeta

 

¿Quién está en línea?

Hay 21880 invitados y ningún miembro en línea