Lunes, Mayo 16, 2022

5 consejos para diseñar un buen logotipo para tu empresa

portatil

¿Qué tienen en común empresas como Coca-Cola, Nike, Lacoste, Netflix o Amazon? Un logo inolvidable que ha quedado marcado a fuego en la mente de los consumidores. El logotipo es una de las inversiones de marca más importantes que una empresa puede hacer. Es similar al primer apretón de manos que una marca realiza con su cliente potencial. En este artículo te vamos a dar cinco consejos para diseñar un buen logo.

¿Por qué es importante crear un logotipo?

El logotipo es el elemento identificativo número uno de la marca. Es lo primero que ven muchos consumidores y, como sabéis, mandan las primeras impresiones. Su diseño influye en la percepción del público, define su identidad visual e intrínsecamente comunica sus valores al mundo.

Un consumidor se forma su opinión sobre una marca en tan solo 10 segundos. En este caso, un logo mal diseñado puede destruir todo el mensaje comercial de la marca e inevitablemente dañar el negocio. Por otro lado, un logo con un diseño estético y atractivo puede captar la atención del público objetivo y convertir al consumidor en un cliente fiel. Además, ayuda a marcar la diferencia frente a la competencia al expresar que este negocio es único.

Por todo ello, el logotipo es parte fundamental del branding de una empresa y debe ser la base sobre la que se construya la marca. Los colores o tipografías que elige un negocio están condicionados por la historia que la marca transmite a sus consumidores, y el logo es la carta de presentación de esa historia. Todos estos elementos de marca serán importantes para todos los materiales de la marca, como tarjetas de presentación, volantes, empaques o el sitio web.

5 consejos para diseñar un buen logo

  1. Analiza la marca

    Es imposible crear un buen logo sin haber realizado previamente un minucioso análisis de identidad de marca. ¿De qué se trata el negocio? ¿A qué mercado quieres llegar? ¿Qué valores rodean a la marca? ¿Qué prometes a tus clientes?

    Toda esta información debe quedar reflejada en el logotipo. El diseño debe estar en línea con las características definitorias de la marca para ser representativo. Recuerda que el logotipo refleja la naturaleza del negocio y debe estar alineado con los objetivos que persigue.

  2. Usa los colores correctamente

    Los colores implican significado y tienen ciertas emociones asociadas con ellos. Por esta razón, es imprescindible considerarlos antes de crear el logotipo para evitar inspirar un sentimiento no deseado en el público.

    Es ampliamente conocido que el color rojo está asociado con el amor, la pasión e incluso la agresividad. En cambio, el azul conecta con sentimientos de calma, armonía, sinceridad y libertad. Por su parte, el rosa simboliza la ternura y suele relacionarse con lo femenino, mientras que el naranja se asocia con la calidez y la energía. La clave está en conocer las emociones y valores que definen la marca y traducirlos en colores relevantes para el público objetivo.

  3. Elige la tipografía en función de la marca

    La tipografía ayuda a atraer la atención del cliente y transmitir la personalidad de la marca. Al igual que con los colores, no puede elegirse al azar, sino que debe ser el resultado de una investigación previa por parte de la empresa. Las diferentes tipografías hablan de la forma de ser de la marca y deben estar en armonía con ella para no enviar señales engañosas al potencial cliente.

    ¿Crees que se podría utilizar la misma tipografía para diseñar el logo de una ludoteca infantil que el logo de un rocódromo? Es probable que la primera empresa necesite un tipo de letra con características cursivas inspiradas en la escritura a mano, mientras que la última puede optar por un tipo de letra más pesado y angular. Al seleccionar el tipo de letra para crear un buen logotipo, considere usar su propia fuente personalizada que reforzará aún más la identidad de la marca.

  4. Menos es más

    Algunos decían que la complejidad es tu enemigo y que lo difícil es hacer algo simple. El diseño de un buen logotipo debe basarse en la idea de que menos es más. Huye de la complejidad y piensa que la sencillez es sinónimo de éxito.

    Un diseño simple es más fácil de procesar y reconocer para el público a primera vista. Un logotipo simple implica el uso de uno o dos colores, fuentes y otros elementos. La misma sencillez en el diseño del logotipo puede transmitir la personalidad del negocio: sencillez, orden y limpieza.

  5. Busca la autenticidad como factor diferencial

    Ya tienes claro que un diseño sencillo es mucho más fácil de recordar. Ahora, tienes que ir un paso más allá para hacer que un logo sea memorable. Para conseguirlo, la originalidad es clave. Hay que intentar darle al diseño un toque ingenioso, diferenciador y auténtico, sobre todo si se trata de una empresa nueva que pretende impactar en el mercado.

    Quizás incorporar un elemento divertido o añadir el juego mental al diseño evocando un doble sentido visual son estrategias a las que puedes recurrir. Eso sí, trata siempre de respetar la regla de la sencillez evitando diseños que incorporen elementos complicados o innecesarios.

Resumen

Hay muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de construir un negocio, y el diseño de un logotipo sólido es uno de los más importantes porque marcará la futura relación con el consumidor. Poner el esfuerzo necesario en crear un buen logo es una inversión segura.

 

Fuente: lignux

¿Quién está en línea?

Hay 303 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

13286268
Hoy Hoy 3740
Ayer Ayer 3864
Esta semana Esta semana 3740
Este mes Este mes 67618
Total de Visitas Total de Visitas 13286268

Día con más
visitantes

05-11-2022 : 4688

Gracias por su visita