Martes, Agosto 20, 2019

Somos una gran comunidad de software libre y lo seguiremos defendiendo

software-libre

En verano suele bajar mucho la actividad en los blogs, foros y las redes sociales porque mucha gente se ausenta, pero la gran comunidad que formamos alrededor de esta casa sigue en pie de lucha. Ni el calor impide ampliar el conocimiento ni la ilusión de GNU/Linux en particular y el software libre en general.

Se nos acusa de ser una comunidad tóxica porque no formamos parte de la corrupción de las distribuciones GNU/Linux y del software libre en general. Se nos llama talibanes porque separamos la uva de la tiña, porque nos quejamos cuando los corruptos introducen el mal dentro de GNU. Y somos sectarios porque criticamos que las chupipandis de redes sociales se están inclinando ante los programas cerrados.

GNU/Linux nació como la alternativa al software y los sistemas operativos privativos. Sin embargo, gente deshonesta, intenta eliminar esa “traba” y reemplazar el software libre con el privativo a cambio de unas golosinas. No hay verdad más absoluta en este tema. Y con esa premisa, este blog continuará denunciando esa aberración debido a que muchos desarrolladores han roto la delgada línea entre el bien y el mal. Han cruzado a tierras de penumbra, a sustituir el software libre por basura cerrada, importándoles una mierda el usuario, sino el afán por pillar dinero manchado de traición. Porque al final, la empresa que está detrás del software privativo se ríe y se frota las manos. GNU/Linux será de ellos mientras existan traidores.

Mucha de la gente que viene a este blog entiende lo que digo porque son defensores del software libre y conocen la filosofía que hay detrás. Pero otra mucha gente ni respeta esa filosofía ni quiere entenderla. Simplemente no les importa si el software es libre o privativo. Pero a nosotros no nos importa que a ese tipo de gente no les importe la licencia del software. Simplemente tenemos que aplicar esa filosofía GNU y encargarnos que las distribuciones GNU/Linux no vengan con programas privativos por defecto. Y debemos denunciarlo en todos sitios, que se les caiga la cara de vergüenza a esos desarrolladores que han atravesado la línea roja. Si quieren ante todo dinero, que creen distribuciones BSD, que pueden meter lo que quieran y pueden hacer con el sistema lo que deseen. Pero a GNU/Linux se viene con la cara y las manos lavás. Que el usuario quiere ensuciarlo después, como si se quiere hacer el hara kiri. Pero GNU/Linux no se creó para ganar dinero sino para no depender de las patentes de software. Y esos listillos están introduciendo patentes de software. Si ganas dinero con GNU/Linux, genial, pero lo haces honradamente, jamás aceptando el soborno, la flagelación de nuestra filosofía del software libre.

¿Y qué más no entiende o no quiere entender la gente de lo que significa libre? La libertad del software no es tu libertad para elegir el sistema que más te guste. Ni la libertad del desarrollador para implementar lo que le de la gana. La libertad del software es que el código sea visible, compartible y modificable y sobre todo, seguir siendo libre tras los cambios a lo que han sido sometidos. Y GNU/Linux es software libre y tras las modificaciones del desarrollador, está obligado a que continúe siendo libre. En el momento que has introducido programas privativos, has violado la licencia GNU porque las privativas son incompatibles.

Decía un neoliberal .. “si no quereis programas privativos por defecto, buscad una distro que no los traiga”. Lamentable que se diga algo así. Una distro GNU/Linux NO PUEDE VENIR CON PROGRAMAS PRIVATIVOS POR DEFECTO porque es de licencia GNU. Lo máximo que pueden hacer es facilitar la instalación de programas no libres, o preguntar si se desean. Incluir FreeOffice, Opera, Vivaldi, Steam, MS Office, Skype es violación de licencias. Violación y un descarado insulto a la comunidad del software libre. Que no es cuestión de elegir alguna que no traiga específicamente software privativo, es que ninguna debe de traer software de aplicaciones privativas. Se pongan como se pongan, su libertad no le da derecho de romper la licencia GNU de una distro. Es como si te acusarán de fanático por querer que se cumpla con la Constitución de un país.

Tras muchas luchas se ha conseguido, por ejemplo, que Ubuntu y basadas preguntaran opcionalmente si desean algún software privativo, aunque en este caso se pregunta por controladores no libres. Manjaro recientemente reculó y preguntará si quieres instalar Freeoffice, pero lamentablemente no te pregunta si quieres Skype, Steam o MS Office. Y como Manjaro algunas más: Feren OS, deepin, Netrunner, Makulu, Duzeru, Peppermint, Arcolinux te instalan basura por defecto sin preguntar si quieres comer la mierda con la que han ensuciado la distro.

Gracias a esa enorme cantidad de usuarios que entienden que resistiremos en nuestro empeño por evitar que el software privativo sea reemplazado por la suciedad, el sábado llegamos a 25.000 visitas. Y somos una comunidad “toxica” porque no nos callamos ni somos compadres de la comunidad “sana” que está aportando su grano de arena para que las distros GNU sean violadas por los desarrolladores que han cruzado las líneas rojas.

Desde maslinux os informamos que nos da igual que seáis compadres y amigos y os apoyéis los unos a los otros. GNU es mucho GNU y no os lo váis a cargar a base de basura privativa. Lo intentaréis pero diré quienes intentan hacerlo.

La libertad empieza quitándote las cadenas y mandando al carajo a quien te quiere tener encadenado.

 

Fuente: maslinux

¿Quién está en línea?

Hay 140 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

9934591
Hoy Hoy 1049
Ayer Ayer 2979
Esta semana Esta semana 4028
Este mes Este mes 50584
Total de Visitas Total de Visitas 9934591

Día con más
visitantes

08-09-2019 : 3310

Gracias por su visita