Jueves, Junio 20, 2019

Huawei en la encrucijada (Editorial)

huatrump

Después de que Google rescindiera la licencia Android de Huawei y surgieran los informes de otras compañías que cesaron sus relaciones con la compañía, ahora tenemos una fotografía de una presentación en Power Point. Esta imagen es de una universidad de Shanghai, y su fuente afirma que marca el comienzo del sistema operativo personalizado de Huawei, apodado “HongMeng”.

huatrump-01

El anuncio de Google es un gran revés para Huawei, que vende gadgets en todo el mundo. Cortar el acceso a Play Store y forzar a Huawei a usar Android Open Source dejará a los dispositivos de la compañía vulnerables a las vulnerabilidades de seguridad. Aunque el destino de Huawei no está completamente sellado, pero un informe de China sugiere que la compañía podría recuperarse.

Aunque las sanciones de Google podrían ser la noticia que conocimos anteayer, Huawei ha invertido su tiempo y esfuerzo en el desarrollo de un sistema operativo móvil personalizado durante los últimos siete años. Este software, supuestamente llamado “dub bed” cuando HongMeng comenzó en la Universidad Jiatong de Shangai en 2012, y desde entonces, no sólo ha sido testigo de un despliegue a pequeña escala, sino que también ha sido galardonado con premios del gobierno. Por ahora se desconoce si es el mismo sistema operativo que el sistema operativo Kirin. De ser así HongMeng no sería privativo pero no está claro.

La fotografía de hoy sugiere que, al igual que el sistema operativo Kirin, HongMeng está optimizado para GNU/Linux, y el sistema operativo ya ha sido implementado en los gadgets de Huawei. También fue declarada como la mejor innovación de 2018 por el Ministerio de Educación de China.

Aparte de estos detalles, la imagen no se sumerge en la evaluación de la capacidad de Huawei para desplegar el sistema operativo en futuros dispositivos. Con toda probabilidad, la empresa podría negociar un acuerdo con las autoridades, un hecho que beneficiará mucho a Google. Renunciar a Huawei significa renunciar a regalías y comisiones de ventas por aplicaciones vendidas a través de Play Store en el futuro. En caso de que Google y Huawei no logren reparar sus vínculos, a Huawei le resultará difícil mantener su trayectoria actual de alcanzar a Samsung en el mercado de los teléfonos inteligentes.

Además, los problemas de Huawei no se limitan sólo al software, ya que otros informes han sugerido que un consorcio de fabricantes de hardware estadounidenses no suministrará sus productos a la empresa hasta que llegue a un acuerdo con el gobierno.

¿HongMeng es de código cerrado o abierto? Esto es algo que hemos hablado mucho en este blog. El código cerrado es indeseable, pero una empresa necesita confianza en cuanto a la licencia y a menudo cierra el código por el celo o la disposición a que nadie lea/escriba ese código. Le da la seguridad de que nadie puede modificar ni tomar nada, como iOS. Pero esto no es buena cosa, sabemos que las licencias cerradas te obligan a depender de un comité de directivos enchaquetados con hermosos macbooks quienes responden y adoran al dios dólar. Sin embargo, Android tiene un núcleo libre, Linux pero depende de una gran empresa, Google que es de todo menos honesto. Aunque Google ha fomentado el uso del software libre en algunos casos, también lo hace Microsoft y no los honra porque son lavados de cara como el que blanquea dinero. Es más, Google no está muy contento con Android y un Kernel de código libre, está arrepentido, no porque vaya mal, sino porque no le gusta mucho eso del software libre. Fuchsia será el sistema operativo móvil próximo que recogerá el testigo de Android, pero su Kernel no será Linux. ¿Por qué?

Tanto Google como Microsoft quieren y de hecho lo hacen, monopolizar todo lo relacionado con la computación y la red. Sólo tienes que tener un smartphone con Android para observar que el centro del dispositivo son Google y sus servicios. Te hace completamente dependiente de esos servicios.

En este escenario aparece otro actor, que de bueno no tiene nada y sí mucho de feo y malo. Donald Trump obliga a Google a detener sus servicios al sistema operativo Android que usa la marca Huawei. Política, intereses económicos globales, competencia, ingredientes todos del capitalismo-liberalismo devorador e indigno que tiene al menos el bien de dar la cara y poder ver la maleficiencia de su rostro. Y China dice.. si a mi me fastidiáis, os fastidiaré. Lo que parece cierto es que todas las acusaciones a Huawei por parte de EEUU y Gran Bretaña de espiar a sus gobiernos es paja. No hay la menor prueba de ello. De los EEUU nos podemos fiar de Windows, Apple, Facebook, la CIA, el FBI, el Facebook o el Whatsapp, que tranquilos, no espían a nadie.

Esto es lo que hay, señores y señoras. El mercado es auto-regulable, dicen los liberales y así nos vemos. Una empresa de la gigante China crea un teléfono móvil e introduce un sistema operativo, Android, que es cuasi-libre basado en Linux pero hay otro país gigante que dice que no quiere que la empresa que creó Android actualice los dispositivos para arruinar a la empresa china.

Con éstas, estamos viendo lo que hacen las grandes compañías que usan productos privativos y las cosas que pasan por no usar software libre y tener un gigante como Google, Apple o Microsoft dominando los pasos y la economía mundial.

La encrucijada de Huawei es muy dura, a la vez que inevitable con un payaso de presidente de los EEUU y de una bestia omnipotente y omnipresente como Google que inexorablemente debe de obedecer al indeseable de la trompeta. Y no importa que la administración norteamericana de ahora una tregua a Huawei, el dardo envenenado ya está lanzado. No puede haber en el mundo otra potencia económica mayor que los EEUU, de eso se encargan ellos mismos y todo el ejército de mamarrachos títeres, incluido España, aunque ahoguen económicamente a medio mundo y a la otra mitad la tenga encharcada en sangre.

China no es el paraiso precisamente, es una dictadura, aunque al menos el imperialismo, a diferencia de EEUU no está en su agenda, pero hablando de Android y en este sentido, una empresa es libre para adaptar un sistema operativo como Android porque su núcleo es fuente abierta. Google, a su vez, es libre para dejar de prestar sus servicios en los casos que ellos quieran. Es entonces cuando lo más viable y razonable, es que Huawei y por ende, todas las compañías que fabrican smartphones creen o incentiven un sistema operativo móvil completamente libre. Haberlos haylos y con este caso reciente es una excusa más para no ser dependiente de empresas como Google. Al final y al cabo les importa lo que les importa. Y no eres precisamente tú.

 

Fuente: maslinux

Compártelo. ¡Gracias!

 
Grupo Digital de Ayuda! Laboratorio Linux! - Linux para todos.

¿Quién está en línea?

Hay 138 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

9789780
Hoy Hoy 47
Ayer Ayer 2198
Esta semana Esta semana 6899
Este mes Este mes 39054
Total de Visitas Total de Visitas 9789780

Día con más
visitantes

06-04-2019 : 2722

Gracias por su visita