linuxgratis

Puede que Windows 11 sea el rey de los sistemas operativos, pero Linux es la mejor alternativa para la programación y el desarrollo de software.

La programación, a diferencia de los juegos y la edición de vídeo, no requiere un PC de gama alta con el último procesador y tarjeta gráfica. Los requisitos mínimos de hardware facilitan la programación incluso con un Chromebook.

Sin embargo, la elección de tu sistema operativo puede tener un impacto considerable en tu viaje por la programación. Aunque Linux sigue estando por detrás de Windows 11 en lo que se refiere a juegos y diseño gráfico, hay muchas razones para elegir una distribución Linux si te dedicas a la programación.

1. Linux es de código abierto, impulsado por la comunidad y altamente personalizable

Gracias a la Licencia Pública General GNU, todos los códigos fuente del núcleo Linux y de las distribuciones Linux son de código abierto y totalmente transparentes, lo que significa que puedes modificar la interfaz de usuario de tu distribución Linux favorita iniciando un editor de código y modificando su código fuente. Linux también está muy orientado a la comunidad y bien documentado, lo que facilita la resolución de cualquier problema que pueda surgir al desplegar las aplicaciones. A diferencia de las actualizaciones de Windows 11, no tendrás que corregir errores ni solucionar problemas de compatibilidad en tus aplicaciones cada vez que se publique una nueva actualización de tu distribución Linux favorita.

Además, las distribuciones Linux ofrecen una personalización ilimitada, ya que puedes elegir a mano las aplicaciones, módulos y servicios que quieres para tu sistema. Además, Linux es más compatible con POSIX que Windows. Por lo tanto, cualquier aplicación que crees en Linux se puede portar fácilmente a macOS y a otros sistemas operativos basados en UNIX.

2. Linux tiene unos requisitos de sistema mínimos

Como he mencionado antes, no necesitas un PC potente para crear, editar y depurar programas. Si tienes un sistema de hace una década por ahí, puedes darle nueva vida instalando Linux. Incluso puedes cambiar el entorno de escritorio por una configuración SSH headless si tienes un equipo dinosaurio de principios de la década de 2000.

En cambio, Windows 11 requiere que tengas al menos 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento y una CPU de 64 bits compatible con TPM versión 2. Además de su menor consumo de memoria, las distribuciones Linux están (en su mayoría) libres del bloatware y los anuncios que vienen incluidos con el último sistema operativo de Microsoft.

Por no mencionar que la mayoría de las herramientas de desarrollo de software se diseñaron principalmente para sistemas basados en UNIX antes de ser portadas a Windows, por lo que obtendrás un mejor rendimiento de la mayoría de los IDE y editores de código en Linux.

3. Linux tiene mejores gestores de paquetes

Supongamos que necesitas instalar Python en tu sistema Windows. En primer lugar, tendrás que navegar hasta el sitio web oficial para descargar la última versión de Python. Después, tendrás que ejecutar el archivo .exe y especificar el directorio antes de poder instalar Python. Si quieres otro Entorno de Desarrollo Integrado (IDE), tendrás que seguir el mismo proceso anterior. Y eso es antes de considerar las otras bibliotecas que puedes necesitar descargar para tu proyecto. Aquí es donde los gestores de paquetes son útiles; puedes instalar todas tus librerías, módulos y paquetes simplemente introduciendo una línea en el terminal del sistema operativo.

Aunque Windows soporta un par de gestores de paquetes como Winget y Chocolatey, no pueden competir con APT, Pacman, DPKG, RPM y otros gestores de paquetes incluidos por defecto en Linux. Por un lado, los gestores de paquetes de Windows carecen de la cantidad de módulos que ofrecen sus homólogos de Linux. Aunque Chocolatey es una de las mejores aplicaciones para instalar paquetes en Windows, requiere una suscripción de pago si deseas utilizar todas sus funciones premium. Si lo comparamos con los gestores de paquetes gratuitos de Linux, que admiten montones de módulos además de estar más integrados con tu distribución Linux, es fácil ver por qué Linux se lleva la palma en cuanto a simplicidad a la hora de compartir y descargar paquetes.

4. Aprender Linux facilita la gestión de servidores

Gracias a su rápido rendimiento, sus sólidas funciones de seguridad y su gran escalabilidad, Linux es el sistema operativo preferido para la mayoría de servidores web y plataformas en la nube. Además, la mayoría de las funciones de administración de servidores requieren estar familiarizado con bash y shell scripting, a los que se puede acceder a través de las potentes Terminales de la mayoría de las distribuciones de Linux.

Dado que el sistema de archivos en general, las bibliotecas y los comandos de terminal son muy similares entre las distribuciones de Linux y los servidores web, dominar la interfaz de Linux le dará una ventaja en la gestión de un servidor. Aprender los entresijos de Linux hará que sea infinitamente más fácil saltar a la contenedorización, ya que la mayoría de las máquinas virtuales y docker se basan en Linux.

2. WSL2 no puede sustituir al Linux nativo

Lanzado en 2016, el Subsistema de Windows para Linux fue el intento (en gran parte exitoso) de Microsoft de hacer que las herramientas y aplicaciones de línea de comandos de Linux fueran compatibles con Windows. WSL1 utiliza una capa de traducción para ejecutar una distribución Linux completa en su máquina Windows 11 sin la sobrecarga de rendimiento de una máquina virtual, aunque no es compatible con todos los binarios y llamadas al sistema de Linux.

Microsoft puso remedio a este problema cambiando a una "máquina virtual de utilidad ligera" para la segunda iteración de WSL. Gracias a su compatibilidad con el kernel de Linux, WSL2 se convirtió rápidamente en una sólida solución para quienes buscaban un entorno de desarrollo similar a Linux en Windows.

Dicho esto, WSL2 todavía no es lo suficientemente bueno como para sustituir completamente a Linux. Aunque WSL2 tiene un mejor rendimiento general que su predecesor, es conocido por acaparar mucha memoria. Los tiempos de lectura y escritura de WSL también se resienten si intentas modificar o guardar documentos en el sistema de archivos de Windows. Por último, la segunda versión del subsistema Windows para Linux sigue siendo incompatible con los puertos serie y la API OpenCL.

¿Deben los desarrolladores abandonar Windows y pasarse a Linux?

No. Para el programador medio que no está preparado para un arranque dual Linux y Windows, este último sigue siendo un sistema operativo decente. Si estás aprendiendo el marco .Net y sus lenguajes asociados, es mejor que utilices Windows, ya que el marco de software propietario de Microsoft se diseñó para este sistema operativo. El desarrollo de juegos y el renderizado 3D son otros campos en los que Windows aventaja a Linux.

Pero si lo que quieres es la máxima comodidad y una gestión eficiente de los recursos, lo mejor es que optes por Linux. De hecho, Linux es significativamente mejor para DevOps, gestión de servidores y desarrollo web. Configurar Linux en tu PC principal te facilitará la navegación por el entorno de producción, además de exponerte a Nagios, Webmin y otras herramientas de desarrollo exclusivas de Linux.

 

Fuente: somoslibres

 

¿Quién está en línea?

Hay 34130 invitados y ningún miembro en línea