Miércoles, Octubre 16, 2019

Ion Fury, un notable ‘shooter’ retro que hace las delicias de los nostálgicos

Ion-Fury

Desde hace unas semanas está disponible Ion Fury para GNU/Linux y Windows, un shooter en primera persona de 3D Realms que viene a ser un homenaje al clásico Dukem Nukem 3D a todos niveles, incluso el artístico, recordando además a algunos de los clásicos shooters de los 90 que funcionaban en entornos tridimensionales ficticios (como el Doom original).

Ion Fury (antes Ion Maiden, pero en 3D Realms decidieron cambiar el nombre tras recibir una demanda del grupo de heavy metal Iron Maiden) utiliza el motor EDuke32, que es una bifurcación publicada como software libre del motor de Duke Nukem 3D. Debido a esta herencia y al enfoque a nivel artístico los enemigos y otros muchos elementos no son tridimensionales, sino que están hechos con sprites, por lo que el acabado estético puede hacer las delicias de los nostálgicos al igual que resultar horrendo para los jugadores más jóvenes.

Comenzando-Ion-Fury

En la mecánica nos encontramos más de lo mismo, si bien los mapeados son aparentemente algo menos laberínticos que en los juegos de la época (sin dejar de serlo). El jugador se verá sometido a situaciones de enfrentamientos directos mientras que, de manera opcional, puede ir buscando los distintos secretos que hay repartidos por las fases, los cuales, según mi experiencia, no son tan fáciles de encontrar como ir en “línea recta” machacando enemigos con el arsenal que disponemos.

La protagonista del título que nos ocupa, Shelly «Bombshell» Harrison, es la misma que la del fallido Bombshell, un juego que en su momento fue un intento de crear un RPG basado en el mundo de Duke Nukem, pero 3D Realms tuvo que cambiar al protagonista y el título después de que Gearbox hiciera valer su propiedad sobre el copyright de Duke Nukem. Aparte de eso, la forma de presentar a Shelly en Ion Fury y el acabado artístico en general recuerdan a Perfect Dark, el mítico y completísimo shooter de Nintendo 64 que vio la luz hace 19 años (qué viejo soy).

Tras la intorducción y mostrar las características básicas tanto a nivel técnico como de mecánica del juego, voy a analizar Ion Fury a través de los apartados más esenciales.

Gráficos: 7,5

Me resulta difícil evaluar este apartado, ya que por un lado en estos tiempos es obsoleto y se muestra feo, pero por otro es lo que quería ofrecer 3D Realms y lo que demandaban los que esperaban con ansias Ion Fury. También tengo que reconocer que mi única experiencia con este tipo de interfaces gráficas ha sido el port del Doom original para Game Boy Advance.

Por lo demás tenemos un acabado técnico de la época, pero mejor, y a niveles generales la jugabilidad no se ve entorpecida. Algunos escenarios se ven realmente trabajados, mostrando que los desarrolladores han querido lanzar al mercado un producto de calidad más allá de las limitaciones técnicas autoimpuestas.

Sin embargo, tengo que reconoce que he notado bruscos descensos de la tasa de imágenes por segundo, cosa que posiblemente se deba al entorno de escritorio porque he jugado sobre KDE neon. Y es que si bien el compositor de Plasma 5 (Kwin) tiene la ventaja de permitir que el jugador pueda prescindir de la sincronización vertical, por mi experiencia este entorno de escritorio me ofrece algo menos de fluidez con los juegos que GNOME. Habilitando que los juegos puedan bloquear el compositor de KDE y la sincronización vertical del propio Ion Fury no mejora la situación, sino al contrario.

Los-enemigos-de-Ion-Fury-estan-hechos-con-sprites-son-en-2D

Sonido: 7

Otro apartado difícil de clasificar, ya que aquí Ion Fury también busca homanjear a los juegos de la época. Los efectos resultan simples y nada resultones, además de que los ruidos de los enemigos generan más risa que otra cosa. Sobre las pistas de audio, estas resultan algo machaconas, si bien hay alguna que se puede quedar grabada en la cabeza.

A niveles generales tenemos un apartado cumplidor, pero que tampoco pasará a la historia de los videojuegos, ni siquiera comparado con muchos de los títulos que fueron lanzados en la década de los 90 del siglo pasado.

Jugabilidad: 9 / 7,5

Quizá el hecho de ver una nota doble puede confundir a algunos, pero esto tiene una explicación: la nota más alta corresponde a teclado y ratón y la más baja a cuando se juega con un mando (más concretamente, el Steam Controller).

Es una delicia jugar con teclado y raton a Ion Fury. Todo responde de manera rápida y fluida y me resulta fácil realizar headshots con el ratón, cosa que es muy de agradecer debido a que soy muy malo jugando a los shooters monojugador, a pesar de que me suelan gustar mucho.

Lo demás no hay nada realmente extraordinario frente a lo visto hasta ahora en un género ya muy veterano del que se sentaron los estándares para los controles hace muchísimos años. Además de todo lo básico que suele estar ubicado en los mismos lugares, se puede destacar la utilización de kits médicos para recuperar salud (ubicado en la tecla M) y radares temporales para detectar la ubicación de enemigos y otros elementos. Y todo esto, como no podía ser de otra forma, mediante un control que ofrece velocidad y precisión a la vez, así que 9,2 de nota.

Sin embargo, el panorama cambia mucho con el Steam Controller debido a que la configuración ofrecida por defecto es deficiente. Siendo una adaptación de los controles con teclado y ratón, se ha dejado en el tintero aspectos como la activación de los kits médicos y los radares, por lo que no permite exprimir todas las posibilidades del juego.

Si Doom 2016 ofrece una experiencia maravillosa con mando que apenas se resiente frente a la utilización de teclado y ratón, en Ion Fury tenemos una adaptación al Steam Controller bastante mala, como si los encargados de realizarla no conocieran el juego lo suficiente o o no dominaran el periférico, que reconozco que es algo aparatoso frente a competidores como el mando de Xbox, a pesar de que abra la puerta a adaptar muchísimos títulos totalmente orientados a teclado y ratón para que puedan ser jugados con un mando.

Aquí comparto la configuración del Steam Controller que utilizo. A lo que se ve en la pantalla hay que sumar un aumento de la sensibilidad del trackpad derecho con el fin de que sea más parecida a la de Doom 2016.

Configuracion-personal-del-Steam-Controller-para-Ion-Fury-para-soportar-los-radares-y-los-kits-medicos

Diversión: 9

Ion Fury es de esos juegos de los que hay que tener bien claro de qué se trata para poder disfrutarlos. En primer lugar, teniendo en cuenta que el nivel de dificultad influye en la cantidad de enemigos que se ven en pantalla, recomiendo jugarlo como mínimo en nivel medio, ya que en fácil los mapas quedan prácticamente desérticos. Aquellos que sean muy habilidosos en este tipo de juegos y hayan demostrado nivel jugando a nivel competitivo en Quake III, Counter Strike y títulos similares les resultará más desafiante empezar por alguno de los niveles de dificultad más exigentes.

Aquí nos encontramos con un shooter clásico muy del estilo de los años 90 del Siglo XX. Esto quiere decir que el jugador se enfrentará a mapeados laberínticos en los que puede perderse, muchos enfrentamientos directos y secretos por descubrir y tener que encontrar llaves/tarjetas que permitan abrir localizaciones en los propios niveles y avanzar. No, aquí no hay un guión digno de una película ni el desarrollo es cinematográfico, sino que el jugador estará en todo momento disparando, esquivando, buscando y explorando. Vamos, que es un título que va a saco desde el primer momento, si bien al principio da cierto margen para que se pueda aprender a jugar.

Nota final: 8,6

Ion Fury es un título que quería ofrecer una experiencia retro y lo consigue más que de sobra, captando de manera acertada la esencia de Duke Nukem, aunque sin poder replicarla totalmente por cuestiones de licencia.

Aquellos que busquen un shooter en primera persona de corte clásico que haga honor a títulos como Duke Nukem 3D o el Doom original tienen aquí algo que se ajusta a lo que buscan, y como ya he dicho, es importante tener bien claro lo que se tiene delante, con especial mención a la mecánica y el acabado técnico.

Más allá de las circunstancias que lo rodean, Ion Fury es un juego notable que puede saciar a nostálgicos, adoradores de los shooters de la vieja escuela e incluso a jugadores que anden hartos de que la experiencia monojugador esté cada vez más limitada a pelijuegos que muchas veces aspiran a rebajar al jugador a un espectador de lujo en lugar de convertirlo en el verdadero protagonista.

Para terminar, aviso de que los consoleros frustrados como yo (siempre juego con mando) tienen que rebajar un punto entero a la nota (que se quedaría en 7,6) por las circunstancias descritas en el apartado de jugabilidad.

 

Fuente: muylinux

¿Quién está en línea?

Hay 85 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

10092554
Hoy Hoy 2507
Ayer Ayer 3133
Esta semana Esta semana 9065
Este mes Este mes 43812
Total de Visitas Total de Visitas 10092554

Día con más
visitantes

10-14-2019 : 3425

Gracias por su visita