Jueves, Octubre 19, 2017

Cuento de Navidad linuxero

Cuento de Navidad linuxero

Cuenta la historia que había un gran número de linuxeros en el mundo -millones, en realidad- a quienes, tal día como hoy, se les apareció Papá Tux en las pantallas de sus ordenadores.

Todos los linuxeros se preguntaron entonces si tal vez Papá Tux venía a traerles regalos, cuando éste les dijo:

“Antes de recibir, hay que dar.”
“Necesito vuestra ayuda: Mi primo humano Papá Noel cenó demasiado anoche, se durmió y no ha tenido tiempo de repartir los regalos a los niños de todo el mundo. Podéis ayudarle a hacerlo con Christmas Eve Crisis
, un juego gratuito con el que los más pequeños de la casa tienen asegurado un buen rato de diversión en el ambiente más navideño.

Cuento de Navidad linuxero

Los linuxeros ayudaron sin titubear a Papá Tux y a su primo Noel, y una vez repartidos todos los regalos, le preguntaron si ya era su turno para recibir algún obsequio, a lo que el sabio pingüino, con semblante pensativo, respondió:

“Fijaos a vuestro alrededor, nuestro software favorito también celebra la Navidad:”
Cuento de Navidad linuxero

Cuento de Navidad linuxero

Cuento de Navidad linuxero

Al ver las imágenes mostradas por Papá Tux, los linuxeros asentían sin saber qué decir, y el insigne pingüino volvió a hablar:

“Muy bonito, ¿verdad? ¿Por qué no hacéis lo mismo vosotros para celebrar estas fiestas? Podéis comenzar con Christmas 2010, un tema realmente navideño para vuestros escritorios GNOME.”

Cuento de Navidad linuxero

“Para acompañar, tenéis disponible un tema de iconos que os quedará que ni pintado, se llama Christmas Remix.”
Cuento de Navidad linuxero

“También podéis cambiar vuestro fondo de pantalla por algo más acorde con estos días. Incluso podéis activar el efecto de nieve en Compiz o KWin, ¡ya veréis que chulo queda todo!”

“¿Os gusta?”

“, respondieron muchos linuxeros al unísono, no todos, pero a Papá Tux no le molesto ésto, era algo normal: cada cual tiene sus gustos y necesidades, y él entendía muy bien lo que significa la libertad de elección.

Los linuxeros le preguntaron entonces a Papá Tux si, ya que le habían ayudado a repartir los regalos de su primo Noel y se habían puesto guapos para la ocasión, les esperaba a ellos algún presente más de su parte, a lo que el pingüino respondió:

“Por supuesto, queridos amigos, tengo muchas cosas preparadas para vosotros, grandes sorpresas: Unity, KDE SC 4.6, GNOME 3, MeeGo…”

-¡Pero eso ya lo sabíamos! -le interrumpió un usuario de Mandriva-. Eso no es ninguna sorpresa para nosotros. Si hasta lo han publicado en Laboratorio Linux.

-¡Sí! -dijo a su vez un usuario de Debian-. Nosotros esperábamos otras cosas, algo especial.

Papá Tux se quedó algo extrañado con esas contestaciones, por lo que preguntó:

“¿Entonces, qué queréis?”

-Queremos la mejor compatibilidad con todo el hardware del mercado -dijo un usuario de openSUSE-, que los fabricantes se den cuenta de que somos muchos los que lo pedimos, cada día más, ¡que nos hagan caso!

-Queremos que el software profesional líder del sector, sea o no propietario, se porte a nuestra plataforma, para así poder trabajar como nosotros queremos y no como nos imponen -dijo un usuario de Fedora-. Y estamos tan dispuesto a pagar por ese software como los usuarios de Windows. Tal vez más.

-Queremos que los mejores juegos salgan para nuestro sistema de forma nativa -dijo un usuario de Ubuntu-. Que los controladores propietarios se liberen y que se mejoren como merecemos.

Con cada nuevo aporte, Papá Tux se sentía más abrumado, así que esta vez fue él quien interrumpió a los linuxeros:

“Amigos mios, soy Papá Tux, no Dios. ¡Hasta el año que viene!”

Y así, ante el asombro de los linuxeros, Papá Tux desapareció de sus pantallas. Y los linuxeros se sintieron apenados, pues esperaban que Papá Tux se hubiese dignado al menos a prestarles más atención. Pero no fue así. Durante un tiempo, todos los linuxeros tuvieron pesadillas: algunos abrían ventanas que daban al vacío, otros mordían manzanas envenenadas…

Fue entonces cuando un usuario de Gentoo, que después de horas de compilación descansaba la vista mirando a lo lejos, quien se dio cuenta de que algo brillaba en un rinconcito de Internet. En su marcha, ¡a Papá Tux se le había caído algo! Avisó al resto de linuxeros y se acercaron a examinarlo.

Se trataba de Sabayon Linux 5.4+ Xmas Gaming Edition, una edición especial de esta distribución basada en el escritorio GNOME y con una gran cantidad de juegos preinstalados, disponible tanto para x86 como para amd64 en formato imagen DVD. Era una versión creada por los usuarios de Sabayon como regalo de Navidades para su misma comunidad… y para quien quisiera.

Y los linuxeros se sintieron más animados. Comprendieron que el camino se hace al andar, y que aunque aún quedara mucho por recorrer, cada vez serían más, juntos en el mismo empeño -millones, en realidad-.

Y colorín colorado… este cuento se ha acabado.

 

Fuente: muylinux

Compártelo. ¡Gracias!

 
Grupo Digital de Ayuda! Laboratorio Linux! - Linux para todos.

¿Quién está en línea?

Hay 108 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

9003873
Hoy Hoy 1041
Ayer Ayer 1535
Esta semana Esta semana 5864
Este mes Este mes 27574
Total de Visitas Total de Visitas 9003873

Día con más
visitantes

10-17-2017 : 1687

Gracias por su visita