Jueves, Agosto 16, 2018

Me quedo en debian estable….. (artículo de opinión)

debian

Quien me iba a decir a mí después de tantos años ya usando linux que finalmente mi sistema definitivo iba a ser debian estable.

En mi andadura en linux he pasado como casi todos de nosotros por varias distribuciones linux, yo puedo decir que he probado todas las “principales” a excepción de fedora. Desde distribuciones con ciclos semestrales, lts, opensuse leap, rolling release (arch y manjaro)……

Llevaba ya un par de años con manjaro con plasma en mi portátil y es una distribución que recomiendo sin duda para los que quieran estar a la última, funciona muy bien y en unos dos años aprox. usándola solo tuve “un problema” con las actualizaciones de manjaro que se solucionaba muy fácilmente y el resto todo bien a excepción de los típicos fallos al pasar de una versión a otra más reciente las apps o el escritorio y que te fallen cosas debido a la configuración de versiones anteriores. Un ejemplo de esto me ha pasado con plasma y manjaro, al ir actualizando el escritorio de una versión a otra me dejaban de funcionar correctamente algunas partes del escritorio, por ejemplo, la gestión de energía a veces no iba bien y la pantalla no se apagaba después de un tiempo de inactividad y otras veces sí. Esto se debía a las actualizaciones del escritorio y supongo que a las configuraciones anteriores que generaban algún tipo de incompatibildad con las nuevas ya que, probaba con un nuevo usuario en el sistema y si funcionaba perfectamente.

Ese tema me ha terminado cansando mucho, continuamente actualizando el sistema para tener las últimas versiones y ¿para qué?. Aparte de perder el tiempo cada cierto tiempo descargando una buena cantidad de actualizaciones (tengo una lenta adsl) el sistema en ocasiones me daba algunas fallas aunque no fueran cosas graves y esto suponía tener que eliminar la configuración anterior y volver a reconfigurar otra vez el escritorio para dejarlo a mi gusto, vamos como digo una pérdida de tiempo.

Aparte me he dado cuenta que por mucho que actualice mi sistema y lo mantenga a la última, apenas eso me aporta nada, sigo usando el sistema exactamente igual que antes de la actualización. La mayoría de las veces que actualizo las aplicaciones no se ni que cosas nuevas traen esas versiones, prácticamente sólo me entero de las novedades de kde por los blog de linux que sigo, del resto poca cosa, así que ¿para que actualizar realmente si esas actualizaciones apenas me aportan nada y encima me generan problemas y la pérdida de tiempo que eso me supone?

Así que después de unos dos años usando manjaro me he terminando cansando del modelo rolling release y quería optar por un sistema más cómodo de usar aunque no estuviera a la última porque tampoco lo necesito. Dejando a un lado las lts basadas en ubuntu que no las considero muy estables a pesar de ser lts (funcionan bien pero siempre les encuentro algunos errores) y también dejando de lado a opensuse leap debido a otros pequeños problemas e optado por la solidez y comodidad de debian estable para usar en mis equipos de ahora en adelante.

Creo que después de varios años usando linux y varias distribuciones ya se me ha quitado el gusanillo de seguir probando porque lo principal ya lo he probado y mi elección después de varias distribuciones y de distintos tipos es optar por debian estable.

La verdad que esta era una distribución que pensé que nunca la iba a usar como predeterminada en mis equipos (antes ya había usado debian testing) principalmente por usar un software “un poco más viejo” que otras distros pero ¿que mas da eso si todo funciona como debe ser y sin generarme problemas y sus consecuentes pérdidas de tiempo?

Sólo quería contar mi experiencia después de varios años con linux y muchas pruebas de distros de todo tipo y mi elección definitiva después de todos estos años. Como puede cambiar la opinión de uno con el paso de los años y la experiencia y terminar usando una distro que pensé que nunca usaría como predeterminada.

Ya sólo quiero usar un sistema que me aporte comodidad y estabilidad y, la novedad en cuanto a versiones de software al final considero que es más algo psicológico de pensar que estoy usando lo útimo a una utilidad real, salvo casos muy concretos en que sí puede ser necesario tener la última versión de un programa algo que cada vez tenemos más fácil con la llegada de flatpak, snap o appimage.

Lo único que no me gusta de debian estable es que considero que sus isos vienen muy sobrecargadas y mal optimizadas. Sólo hay que comparar instalando, por ejemplo, una iso de debian con plasma o una debian con lxde y comparar su consumo de ram con kubuntu y lubuntu para darse cuenta de que debian esta sobrecargada. Con debian lxde te puedes encontrar hasta con 4 o 5 aplicaciones de consola ¿para que demonios necesito tantas? y mucho otro software que se instala por defecto incluidos juegos, que no lo encuentro útil para la mayoría de los usuarios, sin embargo, kubuntu y lubuntu en ese sentido hacen un trabajo excelente y vienen más optimizadas y con una buena selección de software preinstalado sin que sea redundante o de escaso interés como sí pasa con debian.

No entiendo como una distro que está más bien destinada a entornos en producción no viene con una iso mejor organizada y mucho más ligera. Al final quien quiera una debian más optimizada hay que optar por una instalación personalizada con la netinstall. Es la única pega que le veo a esta distro, no tenemos una forma más cómoda y rápida en la instalación como si nos aportan en este caso lubuntu o kubuntu aunque la instalación de la netinstall es sencilla requiere de más dedicación que una iso bien organizada que ya nos de todo lo básico por defecto.

 

Fuente: lignux

¿Quién está en línea?

Hay 138 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

9311109
Hoy Hoy 418
Ayer Ayer 824
Esta semana Esta semana 3282
Este mes Este mes 18190
Total de Visitas Total de Visitas 9311109

Día con más
visitantes

08-05-2018 : 1937

Gracias por su visita