Sábado, Noviembre 25, 2017

Ubuntu y la rolling release perdida

ubuntu

Hace ya bastante que no hablamos de Ubuntu y todo lo que ha removido en redes su abandono de los proyectos más recientes y mediáticos que tenía en marcha (móviles, Unity8 y Mir en escritorio para los despistados). Y claro, aguantar tanto tiempo sin nombrar a la distro que genera tanto odio como admiración es mala política si queremos llenar esto de visitas ;).

Fuera bromas, es cierto que se habla de Ubuntu porque es polémica, porque es conocida y porque en algunos sectores, parece que Ubuntu es el único Linux y viceversa, aunque muchos sabemos que hay todo un universo ahí fuera lleno de distros para todos los gustos.

El tema de hoy es sobre el ritmo de desarrollo de Ubuntu y la nueva oleada de derivadas. Aprovechando el drástico cambio que van a realizar en el escritorio, han sido ya varios los fabricantes que han apostado por crear su derivada de Ubuntu en vez de instalarla por defecto como venían haciendo. Entre todas ellas, destacan la promovida por System76, ampliamente conocidos por sus productos y que consideran añadir muchas novedades a su particular versión de Ubuntu conocida como Pop_OS!. Pero no son los únicos, ni mucho menos. Casi todos los fabricantes que preinstalan Ubuntu en sus PCs han decidido dar ese paso y controlar un poco más el software. El último en unirse, un pequeño fabricante alemán con su propia derivada de Xubuntu.

Evidentemente, casualidad no implica causalidad, pero lo cierto es que todas estas distros coinciden en un punto la mar de interesante. Pretenden mantener la base de Ubuntu, añadirles temas e iconos que las distingan y sobre todo, actualizar los drivers y stack gráfico a las últimas versiones disponibles. Curioso que si todas identifican la misma necesidad, no se trate este tema con más profundidad.

Una de las discusiones más viejas al amparo de Ubuntu es su ritmo actual de desarrollo, sobre todo después del recorte que introdujeron en el soporte de versiones no LTS y la ampliación de soporte a las que sí lo son. Con sólo 9 meses de soporte para versiones que aparecen cada 6, es evidente que su uso está desaconsejado a casi todos los niveles, excepto los más entusiastas y en máquinas virtuales en las que te apetezca hacer pruebas, mientras que las LTS son las recomendadas para utilizar en el día a día, ya que la principal cuenta con 5 años de soporte. Y los fabricantes se han tomado esto al pie de la letra, lo que los lleva a un extraño callejón casi sin salida. Las versiones LTS suelen tardar en actualizar kernel y drivers, cuando están lo suficientemente probados en las no LTS, lo que hace que el soporte a hardware recién salido sea problemático.

Uno de los mejores ejemplos es el Dell XPS 13 Developers Edition de 2015 y su salida verde verdísima al mercado. Según lo que se vio, la 14.04 LTS no casó nada bien con el Hardware de ese momento. Y es normal. El soporte de Intel a los procesadores que lanza o va a lanzar se hace en ese mismo año, y no son los únicos. Con lo cual, usar una versión de kernel con uno o dos años de antiguedad lastra en mucho el buen funcionamento de un portátil. Yo uso habitualmente versiones LTS del Kernel (la última es la 4.9), pero porque mi hardware viene bien soportado desde antes de la primera versión 4.0. No dudo que apuntaría a kernels 4.11 o el último 4.12 de estar usando un Intel de séptima generación o uno de los nuevos AMD Ryzen.

Y de ahí que todos los fabricantes hayan decido actualizar por su cuenta el kernel y stack gráfico de las versiones de Ubuntu. Y ya puestos, darles un poco más de aspecto de la compañía. Probablemente esto cambiaría con la posibilidad de usar una Ubuntu Rolling Release que sustituyese a las versiones con pobre soporte intermedias entre LTS y LTS, pero en Canonical, esto es visto aún como tema tabú. Ahora que el centro de su negocio no va a ser el escritorio si no la nube, supongo que no les dolerá tanto ver que casi todos los fabricantes que apostaron por preinstalar Ubuntu, abandonan el barco de la pureza de Canonical y se apuntan un tanto en base a una derivada. Pero seguro que estes movimientos afectan a su imagen de marca, lo que debería al menos hacerlos reflexionar sobre si están tomando las mejores decisiones acerca su distro y si están contentando a sus socios con ellas. Como mínimo es extraño que esta oleada vaya pasar desapercibida en Ubuntulandia, un lugar en el que reinventar la rueda, pasar de la comunidad y tomar decisiones erráticas es norma, pero hace que no ingresen todo lo que les gustaría.

 

Fuente: lignux

¿Quién está en línea?

Hay 28 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

9054915
Hoy Hoy 29
Ayer Ayer 1327
Esta semana Esta semana 5521
Este mes Este mes 33406
Total de Visitas Total de Visitas 9054915

Día con más
visitantes

11-11-2017 : 2493

Gracias por su visita